El reloj de una torre que no puede apreciarse con nitidez por la lluvi en Tokio que anuncia la llegada de Lan
El reloj de una torre que no puede apreciarse con nitidez por la lluvi en Tokio que anuncia la llegada de Lan - REUTERS
Temporada en el Pacífico

El supertifón Lan alcanza categoría 4 y se dirige hacia Japón

Avanza con vientos sostenidos de 250 km/h y rachas de hasta 314 km/h

MadridActualizado:

El Atlántico vive unos días de calma, pero la temporada continúa en el Pacífico, donde el tifón Lan avanza desde el este de Filipinas hacia Japón y podría tocar tierra entre este domingo por la tarde y el lunes en la costa oriental de las islas de Kyushu, Shikoku y Honshu, donde se encuentra Tokio, según ha informado el Centro Conjunto de Advertencia de Tifones de Estados Unidos. A mediodía del sábado, el tifón se encontraba al sur de la isla de Borodino, al este de Okinawa, y se movía hacia el noreste a una velocidad de 15 kilómetros por hora.

Con categoría 4 y vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora y rachas de hasta 314 kilómetros por hora, Lan es el vigésimo primer tifón y el segundo supertifón de la temporada en el Pacífico, después de Noru, que, con vientos de 260 km/h, afectó también a Japón entre el 19 de julio y el 8 de agosto provocando la muerte de 172 personas y daños por valor de 2.300 millones de dólares.

La Agencia de Meteorología nipona ha clasificado al tifón como «muy potente» y ha lanzado un aviso de vientos huracanados, fuertes lluvias e inundaciones, si bien se espera que pueda debilitarse algo en su acercamiento a la isla de Honshu. Si se mantiene la trayectoria prevista, Lan se acercará a la bahía de Tokio aproximadamente a las 3 de la madrugada del lunes hora local.

Chuck Watson, experto en desastres citado por Bloomberg, explica que «las infraestructuras japonesas están mejor equipadas para manejar una tormenta como Lan que las estadounidenses». A su juicio, Lan podría probar daños por valor de entre 25.000 y 35.000 millones de dólares. «Traiga la misma tormenta a la ciudad de Nueva York o Miami y será una tormenta de 75.000 a 100.000 millones de dólares», dice Watson.

Lan es el último de una serie de devastadores ciclones tropicales, incluidos María, Irma, Harvey y Ofelia, que han afectado a Texas, Florida, Puerto Rico e Irlanda en los últimos dos meses. «Desde agosto, este es el decimoséptimo incidente que amenaza a más de 1 millón de personas y podría causar más de 1.000 millones de dólares en daños», añade Watson.

Impacto en las elecciones

Asimismo, la oficina meteorológica japonesa realizó una inusual recomendación para que los ciudadanos votaran de manera anticipada en las elecciones generales que se celebran este domingo. No es la primera vez que un tifón influye en un proceso electoral en Japón. Así ocurrió en 1979, cuando las adversas condiciones climatológicas derivadas de un tifón tuvieron un fuerte impacto en la participación de unas elecciones a la Cámara Baja del Parlamento, haciendo caer la participación diez puntos.

Para ser considerados huracán, tifón o ciclón –dependiendo de la parte del mundo en la que se produzcan- los vientos de estas tormentas deben alcanzar velocidades de al menos 119 km/h. En el caso de que un huracán o tifón se desplace a más de 179 kilómetros por hora, la categoría de este pasa a ser la de gran huracán, mientras que un tifón con vientos de más de 241 kilómetros por hora es llamado supertifón.