Sociedad

Una sonrisa tras la pesadilla de Irma

Sara Cerezo llegó ayer a Madrid junto al resto de españoles atrapados en el caos de Saint Martin tras el paso del huracán

Un autorretrato de Sara Cerezo a su llegada ayer a Madrid, junto a sus padres
Un autorretrato de Sara Cerezo a su llegada ayer a Madrid, junto a sus padres - ABC
J. LÓPEZ - Actualizado: Guardado en: Sociedad

La historia de Sara Cerezo, la joven pozoalbense afectada en la isla Saint Martin por los devastadores efectos del paso del huracán Irma, concluyó en el día de ayer y lo hizo con final feliz. Faltaban cinco minutos para las ocho de la mañana cuando el avión fletado por el Gobierno español para enviar ayuda humanitaria y evacuar a medio centenar de españoles aterrizaba en la base aérea de Torrejón de Ardoz. Finalmente fueron treinta las personas que tomaron ese avión, ya que el resto decidió quedarse en la isla caribeña para ayudar en tareas humanitarias y de reconstrucción, y entre ellas se encontraba la joven de Pozoblanco. La alegría era visible en los rostros de quienes decidieron salir de una isla sumergida en el caos tras los efectos de Irma, según la experiencia relatada por muchos de ellos.

Ansiosos esperaban la llegada los padres de Sara, que se trasladaron hasta la localidad madrileña para ser los primeros en abrazar a la joven, que tiene prevista su llegada a Pozoblanco a lo largo del fin de semana. Atrás quedaban días de incertidumbre y de dudas ante los mensajes que llegaban desde la isla.

De momento, Sara no ha querido hacer declaraciones y declinó en todo momento relatar ante los periodistas cómo se encontraba. Fue su madre la que a través de conversación telefónica explicó que su hija se encontraba «muy cansada y sin ánimos de rememorar» la tragedia vivida en las últimas semanas.

La cara de la tragedia

Sin embargo, y tras conocer la noticia, los vecinos de Pozoblanco comenzaron a expresar su alegría a través de las redes sociales después de unos días de angustia e incertidumbre ante la situación relatada por la joven odontóloga. Los mensajes de cariño y alegría ante el reencuentro de la familia se sucedieron a lo largo del día, expresando los mejores deseos para la joven.

Y es que probablemente y sin quererlo, Sara Cerezo se convirtió el pasado domingo en la voz de muchas de las personas que se encontraban en su misma situación al publicar un vídeo en las redes sociales donde relataba las circunstancias en las que se encontraba en el que ha sido su hogar los dos últimos años, una isla paradisíaca reducida a escombros y donde la inseguridad por los continuos saqueos se impone.

El impactante vídeo y, sobre todo, su mensaje fue recogido por los medios de comunicación y la situación se puso en manos de las autoridades españolas decidiéndose finalmente desde el Ministerio de Asuntos Exteriores fletar un avión para terminar con la pesadilla de los españoles atrapados en la isla.

Toda la actualidad en portada

comentarios