Sociedad

Así serán las nuevas medidas del Plan Aire para luchar contra la contaminación

El Gobierno unificará los protocolos de un documento que entrará en vigor en 2019

El cielo madrileño, víctima de la contaminación
El cielo madrileño, víctima de la contaminación - EFE

España no tiene «un problema generalizado de contaminación, pero sí episodios puntuales graves, sobre todo en grandes ciudades como Madrid, Sevilla o Barcelona», señala a ABC el director general de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, Javier Cachón. Una situación extrema, como la que sufrió Madrid, que hace necesario tomar nuevas medidas para mejorar la calidad del aire y elaborar protocolos de actuación conjunta entre las administraciones autonómicas y locales.

En el caso de la capital de España, las decisiones improvisadas de la alcaldesa Manuela Carmena, anunciando con muy poco tiempo de reacción medidas como la prohibición de conducir o de aparcar el coche, provocaron un desconcierto entre los ciudadanos. Por esta razón, se quieren evitar las «dificultades» con las que ahora se encuentran los ciudadanos «de cara a saber qué actuaciones pueden realizar durante estos episodios de contaminación».

El fin último es dar una respuesta unitaria a este problema, y ofrecer una información clara y accesible para que los ciudadanos estén informados en tiempo real del estado del aire en cualquier punto del país. Por ello, se elaborarán también unos códigos comunes para que los índices de la calidad del aire sean comprensibles por todos los ciudadanos.

Nuevas herramientas

Con el objetivo de afrontar este problema con renovadas herramientas, adaptadas a los nuevos tiempos, el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente ha puesto en marcha el Plan Aire 2017-2019, que da continuidad al del periodo 2013-2016. Un documento que incluye 33 medidas —1 de fiscalidad ambiental, 6 de mejora de la movilidad, 3 de investigación, 2 para reducir las emisiones de amoniaco, 8 para mejorar el tráfico rodado, 4 para el tráfico aéreo y aeropuertos, 2 para el tráfico ferroviario y 4 para los puertos—, al que ha tenido acceso ABC.

El documento se presentó el pasado 8 de septiembre a información pública hasta el 6 de octubre, para que los sectores afectados realicen sus aportaciones a las medidas propuestas por el Gobierno. El texto final será consensuado con las comunidades autónomas y se espera que pueda ser aprobado por el Consejo de Ministros a finales de octubre o principios de noviembre.

Este plan se enmarca dentro de las competencias que la Ley 34/2007 de calidad del aire y protección de la atmósfera concede al Gobierno para que apruebe planes y programas de ámbito estatal. Aunque las competencias medioambientales corresponden a las comunidades autónomas y, en el caso de la calidad del aire, a las autoridades municipales; el Estado puede aprobar actuaciones, como así va a hacer en los próximos meses.

Una de las medidas más destacadas, dentro del paquete destinado a la mejora de la información sobre la calidad del aire, es la que se refiere a la «elaboración de un protocolo marco de actuación para episodios de alta contaminación». Se trata de unificar en uno solo los diferentes protocolos de medidas a poner en marcha cuando hay episodios de contaminación de NO2».

Actuaciones a tener en cuenta

El marco de actuación será homogéneo para todas las administraciones, definiéndose los diferentes niveles de actuación en función de la concentración de NO2 y fijándose «los diferentes escenarios posibles». Igualmente, el protocolo propondrá «las diferentes medidas que las administraciones responsables deberán poner en marcha para cada uno de los escenarios».

Desde el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente se asegura que hay «una fuerte demanda» de las administraciones para redactar este protocolo conjunto, por lo que entienden que habrá «una buena disposición» al diálogo, señala Cachón.

Los trabajos preliminares darán paso en 2018 a la elaboración de este protocolo consensuado con las entidades responsables de la calidad del aire (comunidades autónomas y ayuntamientos), para su puesta en marcha.

Los primeros pasos para esta colaboración ya se han dado y se reflejan en el portal web del ministerio en el que se puede seguir la calidad del aire en tiempo real, con datos facilitados por estas administraciones.

De fácil acceso

La segunda medida importante está relacionada con el acceso a una información más clara, comprensible y de fácil acceso. El director general de Evaluación Ambiental de este departamento ministerial asegura que «hay que dar una información real, veraz y contrastada de lo que ocurre en el ámbito local. Vamos a ofrecer datos más comprensibles, comparados y con un índice homogéneo. Simplemente que se indique que si la calidad del aire es, por ejemplo, de un valor 3, todo el mundo sepa si es bueno o no».

Lo primero que se va a hacer, aunque ya se hizo en el plan anterior, es reforzar la manera de acceder a la información sobre la calidad del aire. Para ello, mediante una app, se van a poner a disposición de los ciudadanos todos los datos de las redes de calidad. Así, «se va a poder saber en tiempo real la calidad del aire del sitio en el que la gente esté. Eso va a llevar a la concienciación porque si vemos que los parámetros indican un empeoramiento de la calidad del aire, a lo mejor no cogemos el coche», concluye a este respecto Cachón.

Toda la actualidad en portada

comentarios