Sociedad

El sector del esquí afronta una de las «mejores temporadas en décadas»

Sierra Nevada inaugura oficialmente la campaña blanca

Fotografía facilitada por Cetursa. Sierra Nevada ha recibido en las últimas horas hasta cuarenta centímetros de nieve gracias a las precipitaciones registradas en esta zona de Granada, lo que ofrece una «muy buena situación» en la estación de esquí andaluza
Fotografía facilitada por Cetursa. Sierra Nevada ha recibido en las últimas horas hasta cuarenta centímetros de nieve gracias a las precipitaciones registradas en esta zona de Granada, lo que ofrece una «muy buena situación» en la estación de esquí andaluza - EFE
ANNA CABEZA / ÉRIKA MONTAÑÉS - emontanes Barcelona / Madrid - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Sierra Nevada ha dado oficialmente el pistoletazo de salida a la temporada de esquí este fin de semana. Los aficionados a la nieve más madrugadores estrenaron la temporada invernal. con algunas horas de retraso y seis de los treinta kilómetros esquiables anunciados en un principio por la estación debido a las incidencias que provocó un gran temporal con rachas de viento de más de 100 km/h. Como si de un buen augurio se tratase, una gran nevada precedió la apertura no solo de la estación andaluza gestionada por la empresa Cetursa, sino de una temporada que se prevé «de las mejores» en décadas en zonas como el Pirineo oscense y catalán.

Ese listón está situado, según fuentes de la asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña (Atudem), en los 5,5 millones de visitantes, una cifra que no pudo alcanzarse la pasada temporada, cuando 4,7 millones de personas se lanzaron sobre sus esquíes. Todo lo que no sea superar los 5 millones de personas es un dato pésimo, inciden desde la asociación. Esta cantidad representó un 6,6% menos de afluencia en las pistas y hoteles de montaña respecto al año anterior. No en vano, las estaciones todavía se relamen la herida de una muy mala temporada por las altas temperaturas registradas durante buena parte de los meses de invierno y la ausencia de precipitaciones de nieve. Las estaciones perdieron el año pasado un 15,3% de facturación respecto a la anterior campaña, 96,9 millones de euros en conjunto.

Ajuicio de la presidenta y consejera delegada de la empresa Cetursa Sierra Nevada, María José López, la temporada pasada «fue corta, empezó tarde y con dificultades en algunas zonas». López discierne entre dos fases de la mala campaña: «El primer periodo, antes de enero, tuvo poca nieve y pocos clientes; el segundo, aproximadamente desde enero o febrero al final, alcanzó cifras históricas de esquiadores, ya que los clientes respondieron muy positivamente» y lograron redondear los números finales del ejercicio.

Para la temporada 2016-17, que arrancará el próximo 2 de diciembre en la mayoría de las estaciones del país, Atudem confiesa tener buenas perspectivas. «Si la meteorología nos respeta –remarcó López–, no será difícil alcanzar los 5,5 millones de visitas esta temporada, aunque para ello hay que «movilizar el maercado y la nueva demanda, aumentando la base de esquiadores y mejorando la rotación en las estaciones españolas ».

En Aragón y Cataluña

El próximo puente festivo es la fecha clave de arranque de una temporada blanca que ha requerido de unas inversiones globales de en torno a 20 millones de euros. Esta consignación se ha destinado, sobre todo, a mejorar los sistemas de nieve producida, máquinas pisapistas y remontes, explican desde Atudem. De hecho, el grupo turístico Aramón (que agrupa a las estaciones aragonesas)anunció que el próximo fin de semana y con el puente de la Constitución como gran estímulo a las reservas se inicia una temporada que ha requerido una inversión de 7,5 millones de euros, desgranó su presidenta MartaGastón el pasado jueves. Los servicios de Aramón, que ostentan el 20% de la cuota de mercado en España, operarán a pleno pulmón desde el próximo 2 de diciembre. La empresa ofrece 285 kilómetros esquiables en sus 240 pistas situadas en estaciones tan consolidadas como Formigal/Panticosa, Cerler y Valdelinares.

Por su parte, en Cataluña, los aficionados al esquí ya han podido «saborear» la nieve este fin de semana, gracias a la apertura parcial de seis de las quince estaciones de esquí. Tras el pistoletazo de salida, se espera con ansias el Puente de la Constitución, en que se prevé que todas estén operativas.

Las provechosas nevadas de la semana pasada fueron muy bien recibidas por las estaciones, acostumbradas a que por estas fechas no siempre stán listas para el esquí. Abrieron algunas pistas de la Molina, Vallter 2000 –entre ambas recibieron a unas 1.000 personas durante el sábado–, Baqueira Beret y Masella, además de algunas de Grandvalira (en Andorra). También inauguraron temporada las de esquí nórdico de Lles y Tuxent-La Vansa.

Las estaciones catalanas ganaron el año pasado un 4,3% de visitantes respecto a 2014 y Cataluña consiguió 508 millones de euros gracias al esquí, según detalla la Asociación Catalana de Estaciones de Esquí y Actividades de Montaña. Ahora, sus profesionales confían que este año la tendencia siga al alza con una temporada que sea larga, algo que con esta arrancada, parece garantizado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios