Sociedad

El secreto de la longevidad está en el Cilento

Un estudio descubre que en los centenarios italianos son muy bajos los niveles hemáticos de una hormona, la adrenomedulina. Además, siguen la dieta mediterránea y comen romero y otras hierbas

Imagen de la región italiana de El Cilento
Imagen de la región italiana de El Cilento - ABC
ÁNGEL GÓMEZ Roma - Actualizado: Guardado en:

El secreto de la longevidad está en el Cilento, una zona de la región de Campania, al sur de Italia, situada entre la costa y la montaña.

En un pequeño pueblo de esta tierra de personas centenarias, en Acciaroli, la proporción de los que superan el siglo de vida es superior a la alcanzada en la famosa y muy estudiada isla japonesa de Okinawa. En Acciaroli hay 81 centenarios entre sus casi 800 habitantes. Un equipo internacional de científicos de la Universidad de San Diego en California y La Sapienza de Roma han examinado durante meses a 300 italianos con más de cien años que viven en el Cilento y acaba de presentar sus resultados.

Entre sus descubrimientos está el que en estos centenarios hay una baja concentración de bio-ADM en la sangre. Se trata de la adrenomedulina, una hormona que regula la presión sanguínea y tiene un potente y prolongado efecto vasodilatador.

Según los investigadores, actúa como un poderoso factor de protección, aumentando la cantidad de sangre en la circulación periférica. Cuantos más bajos son los niveles hemáticos de bio-ADM, menor es el estrés cardiovascular. Numerosos estudios han demostrado cómo la adrenomedulina está en grado ofrecer un diagnóstico precoz para los problemas de microcirculación.

El estudio también ha revelado que los centenarios del Cilento tienen pequeñas moléculas (metabolitos), que podrían influir positivamente en su bienestar y longevidad.

Dieta mediterránea

El convenio en el que se ha presentado el estudio se ha desarrollado en el Castillo Capano de Pollica, localidad de 2.500 habitantes, que es precisamente la sede del Centro Dieta Mediterránea.

El biólogo, fisiólogo y nutricionista norteamericano Ancel Keys, considerado el «padre» de la dieta mediterránea, bautizó esta zona del Cilento, en los primeros años 60, como el «triángulo de la larga vida». Ancel Keys, con sus colaboradores, llegó a la conclusión de que una alimentación a base de pan, pasta, fruta, muchas legumbres, poca carne, pescado y aceite de oliva extra-virgen proporcionaba extraordinarios efectos benéficos en la salud y longevidad.

A este tipo de alimentación la llamó dieta mediterránea, siendo el primero en introducir este concepto en un detallado estudio y por eso se le considera su «descubridor». Precisamente, el próximo objetivo de los investigadores es verificar si hay algunos elementos particulares en la dieta mediterránea que podrían influenciar los niveles del bio-ADM.

Comen mucho romero

Uno de los cardiólogos que han intervenido en el estudio, Alain S. Maisel, de la Universidad de San Diego, ha explicado que los habitantes de esta zona consumen mucho romero –planta medicinal que mejora la memoria y la circulación sanguínea- y otras hierbas similares que permiten a los habitantes del Cilento mantenerse muy activos y moverse entre la montaña y el mar.

Esta actividad física y la excelente relación con el ambiente contribuyen también a la calidad de vida y longevidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios