Sociedad

«Que me quedara en silla de ruedas no significa que tuvieran que tratarme como a un bebé»

La directora de Aesleme participa en la mesa redonda «Formación, Empleo y Discapacidad» dentro de

las segundas Jornadas de Discapacidad y Dependencia de ABC

Mar Cogollos, directora de Aesleme, ha participado en una mesa redonda de las jornadas de Discapacidad y Dependencia de ABC - ERNESTO AGUDO / VÍDEO: CAROLINA MÍNGUEZ
JOSÉ LUIS ESPINOSA - abc_conocer Madrid - Actualizado: Guardado en:

«En materia de discapacidad no hay que hablar de personas con o personas sin, simplemente hay que hacerlo de personas con distintas capacidades». Así de clara se ha mostrado Mar Cogollos, directora de Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (Aesleme), durante su participación en la mesa sobre Formación, Empleo y Discapacidad de las jornadas que entre hoy y mañana organiza el diario ABC. En esta segunda edición, inaugurada por Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social, la principal conclusión que puede extraerse es que «todos sumamos» para conseguir una sociedad más diversa e igualitaria.

En esta ponencia, moderada Susana Alcelay, redactora de la sección de economía de ABC, también han participado Gloria Iglesias Jiménez, gerente de conciliación y diversidad de Repsol; Graciela de la Morena, directora de la Fundación Konecta; y Beatriz Gómez Escalonilla, directora de RSC de Banco Popular.

Accesibilidad, sensibilización y normalización han sido las palabras más repetidas por las participantes, que consideran clave estos conceptos para conseguir la plena integración de las personas con discapacidad en el mercado laboral. Un reto complicado teniendo en cuenta que en estos momentos la tasa de actividad de este colectivo se sitúa en el 38% y que tan solo un 15% cuenta con estudios superiores. En este sentido, las ponentes han insistido en que los agentes sociales y la Administración deben aunar esfuerzos para mejorar estas situación, ya que, como ha reconocido Gómez Escalona, «muchas personas prefieren quedarse en casa y hay que preguntarse por qué».

Esta «desidia laboral» dentro del colectivo de personas con discapacidad tiene varias explicaciones. En primer lugar, la accesibilidad. Un gran escollo a superar al que, además, se une la dificultad para llegar al lugar de trabajo. «Las personas con problemas de movilidad pueden tardar más de dos horas en llegar a su trabajo», ha reconocido Cogollos, que sufrió una lesión medular a los 25 años y desde entonces se desplaza en una silla de ruedas. «Es imprescindible que las empresas cumplan con la Ley de Accesibilidad Universal, y muchas no lo hacen».

Otro de los motivos que desaceleran el acceso al mercado laboral de colectivo es la retirada de las pensiones no contributivas que perciben del Estado una vez han conseguido un empelo.

Otro de los puntos clave para conseguir la integración laboral es la sensibilización de la sociedad y las empresas con quienes tienen algún tipo de discapacidad, así como apostar por su formación. Es imprescindible que las empresas desarrollen una estrategia de negocio que incluya a las personas con discapacidad y que lo hagan desde los órganos directivos. Estos deben concienciar al resto de la plantilla para conseguir la integración en el entorno laboral.

Iglesias Jiménez ha sido clara en este aspecto: «Nuestro principal activo son las personas. Hay que extraer esa riqueza que nos aporta la diversidad para mejorar el clima laboral y conseguir un modelo de negocio más humano». Esta tarea debe iniciarse desde las primeras etapas del sistema educativo para formar a las personas en función de sus capacidades. Además, en el ámbito laboral esta formación debe ir encaminada a cubrir la oferta de empleo y las necesidades para cada puesto de trabajo. En este sentido, Gómez Escalonilla ha declarado que «muchas veces estamos favoreciendo un exceso de formación y las empresas tenemos que favorecer la primera oportunidad laboral. Además, es importante favorecer la accesibilidad y la socialización con los compañeros para conseguir quelas personas con discapacidad tengan una vida feliz».

«Ando sobre ruedas»

Pero todo esto no podrá lograrse si no se consigue la normalización y se eliminan los prejuicios con este colectivo. Cuenta Mar Cogollos que cuando sufrió su lesión sentía que la trataban como a un bebé, pero ella ha insistido en que «seguía siendo la misma pero que a la pregunta "¿cómo andas?" respondía que sobre ruedas».

Como conclusión se puede decir que hay que eliminar todas las barreras para facilitar el acceso de este colectivo al mundo laboral, favorecer su integración y potenciar sus distintas capacidades ya que una sociedad más diversa es una sociedad con más talento.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios