Gonzalo Montoya, en el HUCA.
Gonzalo Montoya, en el HUCA. - EL COMERCIO

El preso «resucitado» pide el alta y vuelve a la cárcel

«Estaba muy agobiado, con muchos nervios, quería que le diera el alta», indica su padre

Actualizado:

Gonzalo Montoya, el preso que erróneamente fue dado por muerto el domingo 7 de enero, ha recibido el alta hospitalaria y reingresado en la prisión asturiana. Según indican sus familiares, fue el propio interno el que solicitó a los facultativos que le dieran el alta. «Estaba muy agobiado, con muchos nervios, quería que le diera el alta», indica su padre, José Carlos Montoya, al diario «El Comercio». «Él en la cárcel dice que puede entrenar y jugar al fútbol con los amigos», añade. A su juicio, mantenerse ingresado en el HUCA «era estar encerrado, lo mismo que en la cárcel».

El paciente ingresó en el hospital tras dar señales de vida antes de que se le practicara la autopsia. En realidad había entrado en coma, inducido por una sobredosis. Fuentes próximas a la investigación indicaron que en las analíticas se localizaron rastros de hachís, barbitúricos, cocaína, heroína y metadona, no necesariamente consumidos todos en las horas anteriores.

La familia Montota asegura que el interno les reconoció que había tratado de suicidarse. En sus informes carcelarios consta que en al menos otra ocasión anterior el reo había comunicado que se había intentado ahorcar. El movimiento de Gonzalo Montoya prefiriendo la prisión al hospital no tranquiliza a su parientes. «Él está más tranquilo de volver, pero nosotros tenemos más miedo; sabemos lo que hizo y tememos que vuelva a intentar hacerlo», señala el padre. «Por eso vamos a seguir intentando que le den el indulto o la libertad condicional», agrega. De no mediar medida de gracia o permiso alguno, el interno saldaría en agosto una pena acumulada por dos robos con fuerza en las cosas y un hurto.