Parlamento de Portugal en Lisboa
Parlamento de Portugal en Lisboa - REUTERS

Portugal aprueba cambiar de sexo y nombre a los 16 años sin necesidad de informes médicos previos

La polémica ley sale adelante gracias a la abstención de los comunistas, mientras que una diputada conservadora rompió la disciplina de partido y votó a favor

LisboaActualizado:

El Parlamento portugués ha aprobado este viernes la ley de identidad de género, que permite cambiar de sexo y de nombre en el registro civil a partir de los 16 años y sin necesidad de informes médicos previos, como estaba en vigor hasta hoy. En la franja comprendida entre esa edad y los 18 años, se requiere el consentimiento de los padres.

La norma ha salido adelante por un estrecho margen: 109 votos a favor y 106 en contra, con la abstención de los comunistas como una de las claves.

Los sufragios afirmativos correspondieron al Partido Socialista y sus socios Bloco de Esquerda, PAN (Personas, Animales, Naturaleza) y los verdes del PEV, mientras que se posicionaron en sentido negativo los conservadores del PSD y los centristas del CDS.

No obstante, se produjo una gran sorpresa en el seno del partido liderado por Rui Rio. Y es que la diputada Teresa Leal Coelho se saltó la disciplina impuesta por el PSD y se mostró a favor de la controvertida legislación.

De acuerdo con la definición oficial, el proyecto de ley tiene como objetivo garantizar «la autodeterminación de la identidad y la expresión del género, así como el derecho a la protección de las características sexuales de cada persona».

Al final de la votación, se escucharon algunos aplausos en la bancada, detrás de la cual se concentró un grupo de ciudadanos que no ocultaban su euforia por lo que puede considerarse uno de los caballos de batalla de la izquierda portuguesa, especialmente de la más radical.

Así, se alzaron voces como las de la diputada socialista Isabel Moreira, quien lo calificó como «un momento histórico que honra fundamentalmente a todos los jóvenes trans».

El Bloco de Esquerda, por su parte, se hizo escuchar en boca de Sandra Cunha, quien explicó su satisfacción con las siguientes palabras: «Estamos ante un avance absolutamente extraordinario».

«Victoria del radicalismo»

Las críticas vinieron desde los otros sectores, con el PSD refiriéndose a «la victoria del radicalismo ideológico» y el CDS haciendo hincapié en dos asuntos directamente relacionados: que no solo desciende la edad a la que se puede optar por un cambio de sexo en el registro civil, sino que desaparece la exigencia de un informe médico previo, tal cual estaba vigente desde hace siete años.

La diputada conservadora Sandra Pereira responsabilizó directamente a los socialistas por esta aprobación e incluso proclamó sin cortapisas: «Tendrán que responder por esto».

La polémica y el debate están servidos en Portugal: ¿es conveniente que una persona decida cambiar de sexo sin tener que presentar un informe del hospital? ¿Puede acarrear secuelas?

La ex secretaria de Estado de Igualdad Catarina Marcelino, del Partido Socialista, ignoró estas consideraciones y señaló sin cortapisas que, a partir de ahora, «se dará protección a los niños que nacen con ambigüedad sexual», lo que redundará en «una mayor calidad de vida de estos portugueses».

Lo que sí se recoge de forma expresa en el documento, aprobado a instancias del Bloco de Esquerda, es que las intervenciones quirúrgicas o farmacológicas en bebés y menores de corta edad quedan absolutamente prohibidas.

Según datos oficiales relativos al año pasado, 139 personas cambiaron de género y nombre en los registros civiles portugueses, la mayoría en Lisboa y Oporto. Al parecer, eran 53 los hombres que deseaban convertirse en mujeres y 86 ciudadanas las que anhelaban pasarse al ‘bando’ masculino.

La franja de edad en la que más solicita una transmutación de este tipo fluctúa entre los 18 y los 30 años. La incógnita es qué ocurrirá de ahora en adelante.