Sociedad

Pequeños bocados

Los conejos y por lo general todos los roedores, tienen un sistema digestivo delicado por lo que hay que tener mucho cuidado con la alimentación tanto en invierno como en verano.

Pequeños bocados
CARMEN ANIORTE - Actualizado: Guardado en:

Son pequeños y delicados y hay que cuidar y mucho lo que les ofrecemos de comer a nuestros conejos. No sólo viven de la alimentación envasada que se puede adquirir en tiendas de mascotas y grandes superficies. Su dieta ideal tiene que ser equilibrada en la que es evidente que tiene que tener como base el pienso; pero también debe tener heno y combinado con un poco de fruta o verdura. En el caso de las frutas y verduras, tanto en invierno como en verano, deben estar bien lavadas y secas. Además no pueden dejarse muchas horas en el habitáculo del animal porque fermenta y sería fatal para el delicado aparato digestivo de estos simpáticos animalillos.

El heno es muy beneficioso para su sistema digestivo y al contener gran cantidad de fibra le previene de enfermedades y trastornos como las bolas de pelo en el estómago, diarrea y la obesidad. Lo que decimos heno igual a salud digestiva de nuestro pequeño amigo. Además para los roedores les viene de maravilla pues ayuda también a su correcto crecimiento y mantenimiento dental. Además, un poquito de forraje y hortaliza verde como un pequeño premio o complemento, les asegura aporte de vitaminas. Hay quien acostumbra a darles pan duro para que desgasten los dientes; pero los veterinarios aseguran que no es recomendable ya que engorda al animal y un animal obeso no es síntoma de buena salud.

Los conejos son lagomorfos y no roedores como los ratones de los que se diferencian por poseer dos pares de incisivos superiores en lugar de uno. Esto supone que los dientes les crecen continuamente y tienen que masticar mucho para desgastarlos.Además de todos estos alimentos, al igual que a perros, gatos o aves de jaula no puede faltar el agua (nunca helada) y cambiarla dos veces al día... y en el verano hasta tres o las que sean necesarias. En época estival -de vez en cuando- puede ponerle zumo de frutas; pero eso si rebajado con agua y sin azúcar. Según expertos consultados en pequeñas mascotas, hay que tener en cuenta que las cantidades recomendadas diarias para un conejo son:

•150 g de heno como mínimo

•100 g de verduras por kilo de peso

•30g de pienso por kilo de peso

•Todo esto dependiendo del tamaño del animal. Si no come pienso, deberá aumentar la cantidad de heno y de verdura; pero el pienso siempre es más que recomendable. Pero es indispensable:

•Heno

•Pienso: Rico en fibra y los expertos recomiendan los pellets o concentrados

•Verduras y hortalizas: acelgas, apio, achicoria, berros, canónigos, escarola, judías verdes (sin semillas), pimiento, endivias, borraja, alcachofa, rúcula, pepino, hojas de zanahoria y remolacha, col china, trébol y diente de león. En menor medida, podéis dar a vuestro conejo doméstico espinacas, repollo, tomate, brócoli, zanahoria, lechuga (hojas verdes solo). Se recomienda no administrarles vegetales y hortalizas como la coliflor, brocoli, patatas, cebolla o ajo. Los frutos secos con semilla como las pipas, legumbres, alimento para perro o gato, alimentos cocinados, quesos y lácteos en general son perjudiciales para su salud.

•Horario: Debe ser regular y siempre a las mismas horas aproximadamente (dos veces al día).

En el caso de conejas gestantes hay que cuidar mucho su alimentación y su hidratación. Durante todo ese periodo deberá olvidarse de racionarle la comida. Hay que proporcionarle cuanta comida desee (recuerde que no come solo por ella, sino por varios gazapos). Algo parecido sucede con el agua. Es fundamental que esté siempre bien hidratada, sobre todo si es en épocas de calor. Los veterinarios recomiendan que este tipo de alimentación para ejemplares gestantes debe mantenerse hasta que produzca el destete de las crías.

Un lecho vegetal, ni tierra ni arena

Si quiere tener como mascota un conejo tiene que darse cuenta que aunque no es un perro o gato también tiene una serie de necesidades. Su jaula, tiene que ser amplia (necesitan una mínima expansión territorial, ya que en la jaula sufren e incluso hay ejemplares que se agobian). De vez en cuando (alejando si ti tiene perro o gato para que la experiencia sea agradable), permitirle una pequeña excursión por una zona de la casa... ojo con los cables o aquellos lugares por los que se pueden esconder o caer como es el caso de una escalera. El lecho más indicado para colocar en la jaula es el vegetal que limpiaremos y cambiaremos cotidianamente. Así se encontrarán limpios y secos. La higiene es un elemento muy importante para su bienestar.

Toda esta operación de limpieza diaria es una de las tareas -siempre supervisada por un adulto- para que los niños aprendan a cuidar a sus mascotas. Como venimos diciendo un conejo no es un perro o un gato; pero debe visitar al veterinario. Una revisión anual siempre viene bien. El galeno lo vacunará, desparasitará e incluso si lo ve conveniente le cortará las uñas. Con esto es suficiente; pero aun que no es obligatorio; es recomendable: la castración. Privados del hecho de la reproducción, los conejos y en general todos los roedores tiende a padecer enfermedades ováricas, uterinas o mamarias en el caso de las hembras. A los machos también se les esteriliza para evitar problemas de carácter.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios