El papa Francisco pasa hoy, martes 16 de enero de 2018, por las calles de Santiago
El papa Francisco pasa hoy, martes 16 de enero de 2018, por las calles de Santiago - EFE

El Papa se reúne con víctimas de abusos sexuales en Santiago de Chile

«Las víctimas han podido contar sus sufrimientos al Papa Francisco, que les ha escuchado, y ha rezado y llorado con ellos», dicen desde el Vaticano

Actualizado:

En el primer día de su estancia en Chile, el Papa Francisco se ha reunido en la Nunciatura apostólica de la capital con varias víctimas de abusos sexuales de menores por parte de sacerdotes, según ha informado a última hora del martes el portavoz del Vaticano, Greg Burke.

Según Burke, el encuentro, celebrado después del almuerzo, «tuvo lugar de forma estrictamente privada y no había nadie más presente: solamente el Papa y las víctimas. De este modo, han podido contar sus sufrimientos al Papa Francisco, que les ha escuchado, y ha rezado y llorado con ellos».

La primera reunión de un papa con víctimas de abusos sexuales de menores se celebró en 2008 en la nunciatura apostólica de Washington durante un viaje de Benedicto XVI, quien se reunió posteriormente con otras víctimas en Londres y en Malta.

La primera reunión de Francisco tuvo lugar en el Vaticano a comienzos del pontificado, seguida por una segunda en Filadelfia durante su visita a Estados Unidos en 2015.

El Vaticano solo acepta encuentros con víctimas en un marco de privacidad y sin anuncios previos, aunque siempre informa después de la reunión y deja a los participantes libertad para contar lo que quieran.

Algunos lo hacen, pero la mayoría no, pues la espectacularización de estos encuentros los desnaturaliza y da pie a la manipulación de grupos de activistas.

El encuentro con víctimas de abusos ha sido la tercera intervención del Papa en tan solo un día para intentar curar las heridas abiertas en la Iglesia de Chile.

Francisco pidió perdón por la mañana en su encuentro con las autoridades, y abordó de nuevo el tema al final del día en su reunión con sacerdotes, religiosos y seminaristas.

Su dedicación a este problema ha sido exhaustiva y directa, como ejemplo a los obispos de Chile y de otros países donde se haya dado este tipo de graves comportamientos criminales.