Thomas Evans, padre de Alfie Evans, en la audiencia general de este miércoles - Afp

El Papa pide «hacer todo para proteger la vida» del pequeño Alfie Evans después de recibir a su padre

Recuerda que «el único que puede disponer de la vida desde el inicio hasta su fin natural es Dios»

Corresponsal en El VaticanoActualizado:

Poco después de recibir en privado a Thomas Evans, padre de Alfie, el Papa Francisco ha querido este miércoles «llamar de nuevo la atención sobre Vincent Lambert y el pequeño Alfie Evans», pidiendo de modo implícito que no se interrumpan los cuidados vitales al chiquillo de 22 meses en Liverpool y al adulto de 41 años en Reims, y que se respete la voluntad de sus familiares.

Ante millares de participantes en la audiencia general, el Santo padre ha manifestado: «Querría repetir y confirmar con fuerza que el único que puede disponer de la vida desde el inicio hasta su fin natural es Dios. Y que es nuestro deber hacer todo para proteger la vida».

Visiblemente dolorido, Francisco ha dirigido a todos una invitación: «Pensemos en silencio, y recemos para que se respete la vida de todas las personas y especialmente de estos dos hermanos nuestros. Recemos en silencio»

Dos horas antes, el Papa había recibido en su residencia Casa Santa Marta a Thomas Evans, acompañado del obispo de Carpi (Italia), Francesco Cavina, que organizó el encuentro y recibió de Francisco el encargo de actuar a partir de ahora como enlace entre la familia y la secretaría de Estado del Vaticano para tenerle informado.

El hospital pediátrico romano «Bambino Gesù», que depende del Vaticano y es uno de los mejores de Europa en varias especialidades, ha ofrecido a la familia hacerse cargo de Alfie, pero las autoridades judiciales británicas no permiten el traslado.

El Papa se había referido ya a los dos casos el pasado domingo durante el rezo del Regina Coeli invitando a rezar«por personas como Vincent Lambert en Francia, el pequeño Alfie Evans en Inglaterra, y otros en varios países que viven, a veces desde hace largo tiempo, en situación de grave enfermedad, asistidos en sus necesidades primarias».

En su opinión, se trata de «situaciones delicadas y muy dolorosas y complejas. Recemos para que cada enfermo sea respetado siempre en su dignidad, con la ayuda concorde de familiares, médicos y otros agentes sanitarios».

El pasado 4 de abril el Santo Padre se había interesado por el chiquillo en un tuit: «Espero de corazón que se haga todo lo necesario para poder seguir acompañando compasivamente al pequeño Alfie Evans, y que el profundo sufrimiento de sus padres sea escuchado. Estoy rezando por Alfie, por su familia y por todos los que están involucrados».