Sociedad

El Papa implora «un alto el fuego inmediato en Siria para evacuar a los civiles, sobre todo niños»

Francisco afirma que «ante el virus de la indiferencia, las obras de misericordia son el mejor antídoto»

El Papa Francisco esta mañana durante la audiencia general en la Plaza de San Pedro
El Papa Francisco esta mañana durante la audiencia general en la Plaza de San Pedro - AFP
JUA N VICENTE BOO Corresponsan En El Vaticano - Actualizado: Guardado en:

En tono dolorido y urgente, el Papa Francisco ha implorado esta mañana a todos los responsables de la guerra en Siria «un inmediato alto el fuego, al menos por el tiempo necesario para evacuar los civiles, sobre todo niños, atrapados bajo los sangrientos bombardeos».

El Santo Padre renovaba «con todas mis fuerzas» el llamamiento a suspender los bombardeos aéreos rusos y sirios que están destruyendo barrios enteros de Alepo en lo que el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon ha calificado de «crímenes de guerra».

Francisco se ha referido a ese drama en un encuentro con cuarenta mil peregrinos participantes en la audiencia general del miércoles, dedicada precisamente a la actitud que evitaría estas matanzas.

El Papa ha afirmado que ante «un mundo afectado desgraciadamente por el virus de la indiferencia, las obras de misericordia son el mejor antídoto».

Y ha recordado que, además de las corporales como dar de comer al hambriento, etcétera, «hay también siete obras de misericordiallamadas ‘espirituales’, igualmente importantes porque tocan los más íntimo de las personas y a veces hacen sufrir más».

Consolar al triste

Como ejemplo evidente escogió la de «soportar con paciencia a las personas molestas. ¡Y las hay! ¡Hay personas molestas!», al tiempo que mencionaba las otras seis: «Dar buen consejo al que lo necesita, enseñar al que no sabe, advertir a los pecadores, consolar a los tristes, perdonar al que nos ofende, y rezar a Dios por los vivos y los difuntos».

Para la mayor parte de las personas, estas obras de misericordia consistirán en pequeños gestos concretos de ayuda a personas con las que cada uno se encuentra, «pero estoy convencido de que a través de estos gestos sencillos podemos desencadenar una verdadera revolución cultural, como ha sucedido en el pasado».

El Papa ha recordado también que «el 13 de octubre es el Día Internacional para la Reducción de los Desastres naturales, que este año tiene como tema reducir la mortalidad».

Según Francisco, el daño que causan los desastres naturales «podría evitarse o al menos limitarse, porque sus efectos se deben con frecuencia a falta de cuidado del medio ambiente por parte del ser humano», y eso aconseja «promover una cultura de la prevención, reduciendo el riesgo para las personas más vulnerables».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios