Sociedad

Papa Francisco: «Si te paras a hablar con un pobre, alguno dirá que estás loco»

Advierte que «la sociedad del bienestar lleva a las personas a encerrarse en sí mismas»

El Papa Francisco en la audiencia general este miércoles
El Papa Francisco en la audiencia general este miércoles - Reuters
JUAN VICENTE BOO - @juanvicenteboo Corresponsal En El Vaticano - Actualizado: Guardado en:

Después de haber hecho notar que «la pobreza en general no nos interpela, simplemente nos lleva a lamentarla», el Papa Francisco ha dicho el miércoles que «en cambio, cuando vemos la pobreza en la carne de un hombre, una mujer o un niño… ¡Esto sí que nos interpela!». Sucede al ver a una persona pobre en la calle o cuando llama a nuestra puerta.

En una audiencia general caracterizada por frases vigorosas al margen del texto escrito, el Santo Padre ha invitado a reconocer que precisamente «porque nos sentimos interpelados, intentamos huir; huir de los necesitados, no acercarnos a ellos. O intentamos ‘maquillar’ la realidad de los necesitados con los clichés mentales de moda».

El Papa ha preguntado a unos sesenta mil peregrinos en la plaza de San Pedro sobre su reacción en esos casos: «¿Miro hacia otro lado? ¿O me paro a hablar y me intereso por su situación?». Con gran realismo ha añadido que «si tú haces eso, no faltará alguien que diga que estás loco. ¡Hablar con un pobre!».

En una conversación intimista, Francisco ha invitado a examinar «cuántas veces hemos rezado el Padre Nuestro pero sin prestar atención a esas palabras: ‘Danos hoy nuestro pan de cada día’. La experiencia del hambre es dura. Lo sabe muy bien quien ha vivido tiempos de guerra o de carestía».

«Una fe muerta»

El Papa ha continuado leyendo un párrafo muy claro de la segunda carta escrita por Santiago, el «hermano» de Jesús: «Si un hermano o una hermana no tienen vestidos o comida, y alguien le dice ‘Vete en paz, abrígate y come’ pero no le da lo necesario, ¿para qué sirve? Lo mismo sucede con la fe: si no está acompañada de obras es una fe muerta».

Al final del encuentro, en su saludo a los peregrinos de lengua española, Francisco ha insistido una vez más: «Les invito a salir al encuentro de las necesidades más básicas de quienes encuentren en su camino, dando lo poco que tengan. Dios, a su vez, les corresponderá con su gracia y los colmara de una autentica alegría».

Al despedirse de los peregrinos polacos, ha recordado que «hoy es la fiesta del beato Jerzy Popieluszko». El sacerdote asesinado por tres oficiales de los servicios secretos polacos en 1984 y beatificado como mártir por Benedicto XVI «se arriesgaba personalmente en favor de los trabajadores y sus familias pidiendo justicia, condiciones de vida dignas, y la libertad civil y religiosa en su patria».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios