Afp

El Papa denuncia el abuso masivo y violento de millones de menores en internet

Alerta frente a la «sextortion» y las violaciones en directo en la «dark net»

Corresponsal en El VaticanoActualizado:

En un encuentro con expertos internacionales de alto nivel en protección de menores, el Papa Francisco ha denunciado el viernes el uso masivo y muchas veces impune de Internet para prácticas delictivas como «la ‘sextortion’, la captación a través de la red de menores con fines sexuales», e incluso «la preparación y visión en directo de violaciones y violencia contra menores cometidas en otras partes del mundo».

El Santo Padre ha decidido poner sobre el tapete un problema incómodo porque “debemos tener los ojos abiertos y no ocultar una verdad que es desagradable y que no quisiéramos ver”.

En una referencia a los errores cometidos por la Iglesia católica y otras instituciones, Francisco se ha preguntado: “¿No hemos entendido todavía bien en estos años que ocultar la realidad del abuso sexual es un gravísimo error y fuente de tantos males?”.

Con toda claridad ha denunciado que “la Red tiene su lado oscuro y regiones oscuras (la ‘dark net’) donde el mal consigue actuar y expandirse de manera siempre nueva y cada vez con más eficacia”, justo en un momento en que “los niños representan más de la cuarta parte de los usuarios de Internet; más de 800 millones de niños navegan por la Red”.

El Papa ha advertido contra tres “errores de perspectiva” que retrasan hacer frente al problema: subestimar el daño que sufren los menores, pensar que simplemente con filtros y otros mecanismos se pueden evitar los abusos, y tolerar “una visión ideológica y mítica de la Red como un reino de libertad sin límites”, que permite la aparición de “nuevos instrumentos para actividades ilícitas horribles”.

Frente a ese cuadro ha propuesto “hacer leyes adecuadas, controlar el desarrollo de la tecnología, identificar a las víctimas y perseguir a los culpables de crímenes, ayudar en su rehabilitación a los menores afectados y colaborar con los educadores y las familias”.

El encuentro internacional de expertos “Dignidad del niño en el mundo digital”, celebrado durante cuatro días en el Centro de Protección de Menores de la Universidad Gregoriana, ha concluido con una “Declaración de Roma” que urge a actuar con mayor energía a las autoridades mundiales y nacionales, a “las autoridades de las grandes religiones del mundo”, a los líderes de compañías tecnológicas, las autoridades sanitarias, la profesión médica y las fuerzas del orden.

En la actualidad, el Centro de Protección de Menores de la Universidad Gregoriana, que trabaja en 30 países, y la “We PROTECT Global Alliance”, que trabaja en 70 en colaboración con la Unión Europea y Estados Unidos, son dos de las organizaciones punteras en hacer frente a la plaga de los abusos de menores.