Vídeo: El ataque de ansiedad de Alfred | El concursante de Operación Triunfo, Alfred

Operación Triunfo 2017Por qué el consejo que le dieron a Alfred de «OT» contra la ansiedad no es el mejor

Aunque los expertos reconocen la necesidad de enfrentarse al miedo, antes hay que poner en práctica otras estrategias

MadridActualizado:

Una de cada cinco personas sufre ansiedad al menos una vez en su vida... y el pasado martes le tocó al concursante de Operación Triunfo, Alfred. En plena gala, soprendió al público entrando y saliendo del plató, aunque finalmente cantó. «A todo el mundo que tenga ansiedad quiero decirles lo que mi médico me dice a mí: "Aunque os cueste la puta vida, vas y lo haces"», explicó el concursante. Pero, ¿realmente es así?

Es relativamente normal que una persona sufra un ataque de ansiedad ante acontecimientos importantes como la muerte ser querido o un momento crítico. «Pero eso no es una patología si no se repite después», explica Antonio Cano, catedrático de Psicología y presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS).

Solo si el ataque se repite al menos una vez al mes y afecta al día a día de una persona porque, por ejemplo, evite una situación concreta, se trataría de un trastorno de pánico o ansiedad y debería ponerse en manos de un especialista, dice Cano. Sobre todo porque, aunque en sus inicios se manifieste en un acto muy concreto, si no se resuelve irá a mayores: se intensificarán las sensaciones, también la frecuencia y hasta podría saltar a otros ámbitos.

¿Qué hacer, en el caso de enfrentarse a una crisis como la del concursante de OT 2017? «En general, es malo evitar aquello que te genera ansiedad, pero no se trata de enfrentarlo "a costa de tu vida", tal y como se lo dijeron. Esa no es la mejor forma», explica Cano. De hecho, una persona que tras un accidente de coche tenga miedo a volver a conducir, si posterga durante cierto tiempo volver a ponerse al volante, al final dejará de hacerlo porque el miedo se irá acrecentando. Pero aunque es bueno volver a exponerse a aquello que genera la ansiedad, no es lo único que hay que tener en cuenta.

Qué hacer en una crisis de ansiedad

«Existen varias técnicas para aliviar el temor en momentos de crisis», explica Cano. El primero, es intentar quitarle importancia. «Hay que tener en mente que la ansiedad no mata, que los demás no perciben los acontecimientos con tanta intensidad, incluso que puede que ni sean conscientes de lo que te pasa».

Además, explica el catedrático, la atención en ese momento debe estar «centrada en la tarea, no en la ansiedad o sus síntomas». Por ejemplo, si el concursante de «OT», Alfred, tenía que cantar, debía centrarse en esa tarea, no en sus nervios, en si lo haría bien o mal, o en las posibles consecuencias que tendría su actuación. Lo mismo le ocurriría a un alumno que se enfrenta a un examen: si se centra en los nervios o en sus inseguridades, tiene más probabilidades de acabar con un ataque de ansiedad o con un bloqueo.

En este mismo sentido, Cano apunta a lo conveniente de no darle vueltas a la situación de forma anticipada. «Cuanto más pienses en otra cosa, mejor». Por ello, lo mejor es distraerse con otras actividades que pueden ser tan sencillas como entablar una conversación (en la que el sujeto participe activamente).

Otra técnica importante es la de controlar la respiración. «Cuando entramos en un estado de pánico, la respiración es rápida y superficial, por lo que hiperventilamos y aumentamos aun más los síntomas de la ansiedad, como sudor o la tensión muscular». Por ello es importante respirar de forma consciente: deben ser inspiraciones profundas y lentas, con lo que se acaban relajando los síntomas de la crisis nerviosa.

Solo después de realizar estos pasos debe pasarse al último: el de enfrentarse a la situación que está generando el pánico. «En resumen, el consejo dería ser: no evites la situación, pero antes procura quitarle importancia, centrarte en lo que vas a hacer y no en los nervios y manejar la respiración», concluye Cano.