Sociedad

Lo que ocultaban todas las heridas de Sara

Las analíticas de la niña fallecida en Valladolid evidenciaban el presunto maltrato que recibía, pero la respuesta llegó tarde

Valladolid entera muestra su repulsa por la muerte de la niña Sara, de 4 años de edad - EFE

Llegó en parada cardiorrespiratoria a urgencias. Su pequeño cuerpo era testigo en forma de hematomas del calvario que había pasado. Con sólo cuatro años de edad, unos presuntos malos tratos continuados acabaron con la vida de Sara el pasado jueves en Valladolid, un día después de ingresar en estado crítico. No fue ésa la primera vez que se escuchó el grito de auxilio que pedían sus heridas. Éstas ya habían cobrado visibilidad 23 días antes de su deceso, cuando la madre de la pequeña –en prisión provisional junto a su novio– la llevó a un hospital privado cuyo pediatra dio la voz de alerta. La investigación concluyó sobre la necesidad de adoptar medidas, pero llegaron tarde. La menor ya estaba en muerte cerebral cuando los servicios sociales informaron de las acciones de protección adoptadas.

11 de julio

Un médico da la voz de alarma

La madre llevó a la niña al Hospital Campo Grande de Valladolid –privado– porque «no se encontraba bien» y podría tener una reacción alérgica. El pediatra determina que los labios hinchados de la pequeña son fruto de golpes. La analítica y posterior exploración confirman que no sufre ninguna patología y que su cuerpo tiene signos de posibles malos tratos. El médico activa el protocolo. Un equipo especializado de la Policía se presenta en el centro y da parte del caso. El sanitario acude al día siguiente a Comisaría para declarar voluntariamente.

21 de julio

La Fiscalía informa del caso

Diez días después de la voz de alarma, el Ministerio Público remite de forma ordinaria y sin urgencia el expediente del caso a los servicios sociales de Castilla y León, informando de que existe un parte médico sobre presunto maltrato e instando a que se investigue y, de ser necesario, que se adopten medidas de protección.

24 de julio

Los servicios sociales empiezan a investigar

Pasado el fin de semana, el lunes los servicios sociales inician la investigación. No se toman medidas de inicio al no tener no recoger el expediente un riesgo inminente. Dos días más tarde, agentes de los servicios sociales mantienen una entrevista con la madre y con sus dos hijas, la pequeña fallecida y una segunda de 12 años, cuya tutela ha asumido la Junta de Castilla y León. No se aprecia urgencia tras el encuentro, pero se decide seguir investigando y analizar el entorno de la menor.

28 de julio

Primer «esquinazo» de la madre

Para comprobar las condiciones en las que vive la pequeña, los servicios sociales acuerdan una segunda entrevista con la familia en su casa y se fija para el viernes 28. Sin embargo, llegada esta fecha, la madre cancela a última hora el encuentro por motivos laborales y se aplaza la cita cuatro días.

1 de agosto

Segundo plantón

De nuevo, la reunión con madre e hijas no puede tener lugar. En esta ocasión ni siquiera hay excusas. Cuando los servicios sociales acuden al domicilio no hay nadie. Aprovechan para hablar con los vecinos, que explican que la pequeña lleva un mes llorando y que habían decidido denunciarlo. Entre lo escuchado y la falta de colaboración materna, los técnicos se van de allí con el convencimiento de acordar medidas, que tardan un día en llegar.

2 de agosto

Medidas de protección y hospitalización

Los servicios sociales llaman a la madre para decirle que van a emprender acciones para proteger a su niña. Al otro lado del teléfono, ella les dice que está en el hospital con su hija, porque Sara ha «sufrido un accidente». La pequeña había llegado a urgencias en parada cardiorrespiratoria después de que el novio de su progenitora alertara al 112 asegurando que la menor no se encontraba bien.

3 de agosto

Muerte

El estado de la pequeña al llegar al Hospital Cínico de Valladolid era crítico y los médicos no pueden hacer nada por salvar su vida. En una exploración encuentran varios signos de violencia de distinta antigüedad e indicios de posible agresión sexual. La madre de la pequeña y su actual pareja son detenidos. Un día después ingresan en prisión.

Toda la actualidad en portada

comentarios