Sociedad

Los obispos reivindican en el Pacto Educativo el derecho de los padres a que sus hijos reciban Religión

El secretario general asegura que la Iglesia quiere concurir a ese Pacto de Estado «con una voz unitaria»

Rueda de prensa del secretario de la CEE, José María Gil Tamayo
Rueda de prensa del secretario de la CEE, José María Gil Tamayo - Eduardo De San Bernardo

No se trata de un privilegio que la Iglesia reclama para sí misma sino de un derecho de los padres reconocido constitucionalmente. Esa es la razón por la que el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, el sacerdote José María Gil Tamayo, reinvindicó este lunes que la asignatura de Religión «tenga plena integración en el currículum» en el marco de un futuro Pacto Educativo.

«La Iglesia tiene que defender el bien común y quiere que en el Pacto Educativo se vea reflejado el derecho constitucional de los padres a que sus hijos reciban una formación religiosa y moral de acuerdo a sus propias convicciones», recordó el portavoz de los obispos.

El Acuerdo Iglesia-Estado sobre Enseñanza y Asuntos Culturales firmado en el año 1979 señala además que los planes educativos en todos los niveles incluirán la enseñanza de la Religión católica en todos los centros educativos, «en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales».

Dejás atrás «la rémora laicista»

Durante la rueda de prensa para dar cuenta de los trabajos de la Asamblea Plenaria celebrada la semana pasada en Madrid, Gil Tamayo pidió «abandonar la rémora laicista que pretende excluir el hecho religioso del ámbito público» y, en concreto, «de la escuela». Por el contrario, reivindicó «la plena inclusión de la labor de la Iglesia en la sociedad y en el campo educativo».

Con 2.449 centros católicos concertados, 124.ooo trabajadores, 1,4 millones de alumnos, 15 universidades y 90.000 estudiantes universitarios, el portavoz de los obispos destacó «la rica experiencia educativa de la Iglesia» y reivindicó su presencia en el Pacto Educativo. «La Iglesia tiene una palabra y quiere concurrir con una voz unitaria en concordancia con todos los actores. Desde los padres hasta los responsables de los colegios de la Iglesia», apuntó.

En el marco de ese Pacto de Estado, Gil Tamayo aseguró que la intención de la Iglesia es «sumar» para alcanzar «la estabilidad que necesita el sistema educativo y evitar que siga en el vaivén de la alternancia política». «Estamos llamados, no condenados, a trabajar juntos y primar el bien común», insistió el portavoz, quien consideró «un primer paso importante» el acuerdo alcanzado el pasado viernes entre PP, PSOE y Ciudadanos para sustituir la Lomce.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios