Crisis en Ferraz

Los obispos desean al PSOE que «solvente cuanto antes» su crisis «por el bien de la sociedad

Manifiestan su «preocupación» por la repercusión de esta crisis en «la estabilidad política del país»

José María Gil Tamayo, en una rueda de prensa
José María Gil Tamayo, en una rueda de prensa - ERNESTO AGUDO

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, manifestó este jueves su «respeto y preocupación» ante la crisis interna que afronta el PSOE ante la renuncia de una parte de su Comité Ejecutivo y deseó que esta situación «se solvente satisfactoriamente cuanto antes por el bien de toda la sociedad española».

«Todo nuestro respeto al Partido Socialista Español que tiene sus órganos y sus militantes y también su responsabilidad en la solución de esta crisis que también miramos con preocupación y que deseamos que se solvente satisfactoriamente cuanto antes porque la estabilidad del PSOE es importante para toda la sociedad española», afirmó el portavoz de los obispos.

Durante la rueda de prensa al término de la reunión de la Comisión Permanente de los obispos, el portavoz también recordó que el PSOE es «un partido de Gobierno, con una gran trayectoria dentro de la historia democrática y es un partido que está metido en toda la sociedad española».

En esta línea, el padre Gil Tamayo manifestó su «respeto a la autonomía y la libertad de los dirigentes y militantes» de este partido para solucionar esta crisis interna, pero a la par insistió en «la preocupación» que genera esta situación porla «repercusión» que tiene «en la estabilidad política del país».

«No es compatible»

Por otra parte, el secretario general ha recordado que «la ideología de género no es compatible con la doctrina cristiana sobre la persona humana y sobre el matrimonio y la familia». Así ha respondido ante la pregunta de los periodistas sobre la carta enviada por el director de un colegio de Alcorcón criticando la Ley contra la LGTBgobia de la Comunidad de Madrid.

En este sentido, Gil Tamayo ha pedido «libertad» para que la Iglesia exprese sus convicciones, como su oposición a la ideología de género, sin tener que enfrentarse a «inquisiciones laicas» si bien, ha evitado hacer valoraciones concretas sobre el caso porque no dispone de «todos los datos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios