Trenton McKinley
Trenton McKinley

Un niño recupera la consciencia después de que sus padres firmaran la donación de órganos

El pequeño despertó un día antes de que los médicos comenzaran las pruebas para desconectarle

Actualizado:

Un niño de 13 años que sufrió un traumatismo cerebral severo en un accidente recuperó la consciencia poco después de que sus padres firmaran los papeles necesarios para donar sus órganos. Trenton McKinley, de Mobile, en Alabama, sufrió el accidente hace dos meses, cuando se volcó un pequeño remolque que llevaba.

«Me di un golpe y el remolque cayó sobre mi cabeza. Después de eso, no recuerdo nada», aseguró el adolescente a WALA-TV. Sufrió siete fracturas de cráneo y le dijeron a sus padres que Trenton nunca volvería a ser el mismo.

Su madre, Jennifer Reindl, dijo que firmó los papeles para donar los órganos de Trenton porque cinco niños que necesitaban trasplantes eran compatibles con su hijo.

«Un hombre del departamento de la donación de órganos vino y nos habló sobre la donación de órganos a cinco niños del hospital infantil que los necesitaban. Dijimos que sí, pues eso también aseguraba que continuarían manteniendo vivo a Trenton para poder rescatar sus órganos», dijo Reindl a CBS News el domingo.

Pero solo un día antes de que ocurriera, Trenton empezó a despertar y ahora se recupera lentamente. «Al día siguiente tenía programada su última prueba para comenzar con la desconexión, pero sus signos vitales se dispararon, por lo que cancelaron la prueba», dijo Reindl.

Ahora tiene que enfrentarse al dolor, y pronto se someterá a una operación para volver a conectar parte de su cráneo, pero Reindl asegura que su hijo se está volviendo más fuerte cada día.

«Ha pasado de que su cerebro no respondiera a que ahora camine, lea y haga ejercicios de matemáticas. Es un milagro, aseguró la madre.

Trenton, por su parte, dijo que mientras estaba inconsciente pensaba que se encontraba en el cielo. «Estaba en un campo abierto caminando recto», le dijo a WALA-TV. «No hay otra explicación más que Dios. No hay otra manera. Incluso los doctores lo dijeron».

La familia ha comenzado una recaudación de fondos en Facebook para hacer frente a todo el tratamiento, que ya ha excedido su meta de 4.000 dólares.