El río Tiribi en San José, Costa Rica, donde el paso de la tormenta tropical Nate, ha dejado 11 muertos
El río Tiribi en San José, Costa Rica, donde el paso de la tormenta tropical Nate, ha dejado 11 muertos - Reuters

«Nate» deja 28 muertos en Centroamérica y amenaza a EE.UU. como huracán

La tormenta tropical se convertirá este sábado en México en categoría 1

Corresponsal en WashingtonActualizado:

Harvey, Irma, Maria… La sucesión de huracanes no parece tener fin en 2017, que pasará a la historia como uno de los más devastadores para el Caribe y los Estados Unidos. Cuando Texas, Florida y Puerto Rico aún se recuperan de los efectos de sus antecesores, la tormenta tropical Nate, la decimocuarta que se forma en el Océano Atlántico en lo que va de año, se acerca a la costa norteamericana con la amenaza de convertirse en huracán, después de dejar 28 muertos y 27 heridos en Centroamérica. Nicaragua, con once, y Costa Rica, con siete víctimas mortales, han sido los países más afectados. El Caribe mexicano, particularmente la isla de Cozumel, así como la península de Yucarán, sufrirán hoy los rigores de Nate, que se acerca peligrosamente a Estados Unidos, con vientos de casi 100 kilómetros por hora, según el Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami.

Antes de su llegada a México y Estados Unidos, la tormenta tropical ha provocado fuertes inundaciones en algunos países centroamericanos, como Nicaragua, donde estaba previsto que dejara lluvias equivalentes a casi medio metro de altura. La previsión es que la tormenta se convierta mañana en huracán de categoría 1 a unos 700 kilómetros de Río Lagartos, en la península de Yucatán. Sin embargo, el cálculo es que vuelva a tornar en tormenta tropical el lunes, a 380 kilómetros al norte de Cabo Catoche, en Quintana Roo, también en México. Después, podría llegar como huracán a Estados Unidos el martes.

La tormenta ya obligó este viernes a algunas compañías aéreas estadounidenses a cancelar o modificar sus vuelos, como confirmó Delta Airlines. A pesar de que aún se halla lejos de la costa norteamericana, las proyecciones de los expertos alertan de que si mantiene su avance hacia el norte, estados como Florida, Alabama, Mississippi y Luisiana podrían verse afectados.

El gobernador de Florida, un estado que intenta recuperar la normalidad total después del demoledor paso de Irma, advirtió ayer de la posibilidad de la llegada de Nate en forma de huracán en los próximos días. En su cuenta de Twitter, Rick Scott hizo un primer llamamiento a las familias y propietarios de negocios para que empiecen a tomar medidas, ante «el posible impacto del huracán a la altura de Panhandle».

En lo que va de año, tres huracanes procedentes del Atlántico han alcanzado Estados Unidos. El 25 de agosto, tocó tierra el Harvey en el estado de Texas con categoría 3. El resultado fue el de inundaciones generalizadas en el sur, que anegaron literalmente la ciudad de Houston y sus alrededores. En la segunda semana de septiembre, Irma se cebó con Florida, y en particular con los Cayos, a cuya infraestructura causó enormes destrozos. El huracán más reciente, Maria, irrumpió con categoría 4 en Puerto Rico, donde dejó sin electricidad y las principales comunicaciones interrumpidas a sus 3,5 millones de habitantes. La isla intenta salir del atolladero con la ayuda de la Administración estadounidense, en medio de la polémica por su supuesta reacción tardía.