Vídeo: La escandalosa cuenta que tuvieron que pagar cuatro estudiantes japoneses - ABC

Multa de 14.000 euros al restaurante de la factura escandalosa en Venecia

El restaurante que timó a cuatro estudiantes japoneses tenía la marca de calidad, otorgada por una asociación que patrocina el ayuntamiento veneciano

Corresponsal en RomaActualizado:

Una multa de 14.000 euros le han impuesto al restaurante «Osteria da Luca», a dos pasos de la plaza de San Marcos, en el corazón de Venecia, por la cuenta de 1.143 euros a cuatro estudiantes japoneses. Habían comido cuatro filetes y un plato de pescado frito para dividirlo y dos copas de vino tinto.

Entre otras cosas llamativas de este escándalo está el hecho de que ese restaurante tiene una placa, bien visible a su entrada, con la marca de calidad, el “Venice Quality Food”, un logo que otorga la Asociación de Establecimientos Públicos (AEPE), con el patrocinio del ayuntamiento de Venecia, para valorizar los restaurantes de calidad.

Esta marca, que sirve de gran publicidad, se la concedieron en el 2012, cuando la propiedad del local era ya china. El director de la Asociación AEPE, Ernesto Pancin, intenta dar una justificación imposible. «En cinco años no había sucedido nada», manifestó el director de AEPE. Está claro que Pancin nunca miró Tripdadvisor (la web que recoge comentarios sobre sitios turísticos), donde la gran mayoría de clientes califican de «pésimo» al citado restaurante. Cabe destacar que los cuatro turistas japoneses no se lamentaron en este caso de la comida, sino del precio, que les pareció un robo. Por eso pusieron denuncia, tras su excursión a Venecia en una comisaría de Bolonia, donde residen estos estudiantes universitarios. Como prueba mostraron el recibo de la carta de crédito, pero no la factura fiscal, que el restaurante no les dio, por lo que ha sido multado.

No es un caso aislado

Con este escándalo, que ha tenido gran repercusión internacional, Venecia está recibiendo un grave daño a su imagen. Lo peor es que no se trata de un caso aislado. Del grupo de turistas japoneses, formaban parte otras tres estudiantes de la misma nacionalidad, que prefirieron comer en la «Trattoría Casanova», igualmente cerca de San Marcos. A ellas no les fue mucho mejor que a sus compañeros y también presentaron denuncia: Por dos primeros platos de pasta y un segundo para compartir entre ellas pagaron 314 euros, sin recibir tampoco ningún recibo fiscal.

La preocupación por estos timos, que habría que calificar de robos, es notable en el sector turístico veneciano y de forma particular en el de la restauración. Hoy en Venecia se alzan muchas voces que coinciden con Luca Veritti, chef del restaurante veneciano «Met», con una estrella Michelin: «En algunos locales existe el vicio de timar a los turistas; es necesaria una lista que garantice la relación calidad-precio», afirma Veritti.

Muchos en Venecia se preguntan si servirá de ejemplo para evitar el fraude la multa de 14.000 euros impuesta a la «Osteria da Luca». Teniendo en cuenta los ingresos del restaurante, es una multa insignificante. Por ello se piden, además de la multa, medidas más duras y eficaces. Así, Maurizio Martin, de la «Osteria Da Fiore», también con una estrella Michelin, solicita «más controles y cerrar el local de quien quien tima a un cliente».