Dan posa con otra de sus serpientes
Dan posa con otra de sus serpientes

Muerto por un abrazo demasiado «afectuoso» de su serpiente pitón

La víctima tenía 10 serpientes y 12 tarántulas en su habitación

Actualizado:

Dan Brandon tenía 31 años, trabajaba como paisajista y vivía con sus padres en Church Crookham, Hampshire. Compartía habitación con 10 serpientes y 12 tarántulas. Su afición a los animales exóticos le ha costado la vida. Su pitón de 2,5 metros, llamada Tiny, lo envolvió, según los forenses como «una muestra de afecto», y le provocó la muerte el pasado agosto.

Fueron sus padres los que lo encontraron sin vida tras escuchar un golpe. Todos las mascotas estaban en el terrario excepto Tiny, que se escondía debajo de una caja.

El tribunal forense de Basingstoke determinó que Brandon había muerto asfixiado por una mascota que había tenido durante siete años y que consideraba «su bebé».

Andrew Bradley, el forense, aseguró que Tiny fue «instrumental en la muerte del señor Brandon», pero no había evidencia de que la serpiente se hubiera vuelto agresiva. No hubo marcas de mordiscos en el cuerpo de la víctima, informa The Guardian.

En opinión del forense, Brandon abrazó a Tiny y ella se envolvió a su alrededor. La serpiente podría haberlo «atrapado inesperadamente» o haberlo hecho tropezar mientras estaba envuelto alrededor de él, pero no pudo confirmar cómo llegó a ser asfixiado. Un examen post-mortem reveló que el cuello de Brandon estaba «completamente sano».