Sociedad

Muere una niña de 12 años por un coma etílico tras un botellón en Madrid

En una fiesta de Halloween y en una zona transitada por los jóvenes en el municipio de San Martín de la Vega, la pequeña ingirió grandes cantidades de alcohol

La zona de los Cerros, donde se celebró el pasado 28 de octubre una fiesta de Halloween
La zona de los Cerros, donde se celebró el pasado 28 de octubre una fiesta de Halloween - WIKIPEDIA

Se llamaba Laura F. Murió el pasado martes por un coma etílico. Se reunió con sus amigos en un descampado para hacer un botellón. Tenía doce años.

Laura vivía en el Quiñón, un barrio ubicado en San Martín de la Vega, a unos 40 kilómetros al sur de Madrid. Como solía hacer todos los findes de semana, según cuenta un joven que la conocía desde el colegio, Laura y sus amigos decidieron irse de botellón el pasado viernes para celebrar la fiesta de Halloween.

«Pusieron de 8 a 15 euros por cabeza para comprar alcohol. Laura se enfadó con sus amigos, cogió una botella de ron y se la bebió entera», cuenta otra joven de San Martín de la Vega. «Fue tanto lo que bebió que se desmayó. Al principio, sus amigos se burlaban de ella y la dejaron tirada unos 40 minutos hasta que finalmente vieron que no reaccionaba». Fue en ese momento cuando dicidieron ir en busca de ayuda. Como Laura, cuentan sus amigos, era una joven muy alta y de gran contextura física no consiguieron cargar con ella.

Por eso, fueron a buscar el carro de un supermercado cercano para poder llevarla hasta el centro de salud. La menor ingresó en el centro de salud de la localidad en parada cardiorrespiratoria y fue trasladada en UVI móvil al hospital 12 de Octubre dada la gravedad de su estado, informaron fuentes de Emergencias de la Comunidad de Madrid.

Los jóvenes hicieron el botellón en un descampado muy cerca del barrio de Santa Elena. Se trata de un cerro de muy difícil acceso, y con ningún tipo de iluminación por lo que allí pueden beber escondidos de la Policía. Y de sus padres.

[Así está regulado el consumo de alcohol en el mundo]

Hay versiones encontradas respecto al lugar donde estaban sus progenitores cuando la pequeña Laura decidió irse de fiesta de Halloween. Algunos vecinos apuntan a que no estaban en el pueblo y que Laura decidió quedarse en casa de una amiga. Otros vecinos apuntan a que sus padres jamás salieron de San Martín de la Vega.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para determinar si, como han dicho algunos testigos, estaba de botellón con unos amigos en un descampado de la localidad. Fuentes del Instituto Armado aseguran que las pesquisas se centran ahora en la declaración de varios participantes en el encuentro alcohólico. El caso ha pasado a ser instruido en el Juzgado número 8 de Madrid, en Plaza de Castilla.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios