Máquina expendedora repleta de patatas fritas y dulces
Máquina expendedora repleta de patatas fritas y dulces - AFP

Lo mejor y lo peor que puedes comer de una máquina expendedora

Azúcar, sal y grasas es el contenido nutricional básico habitual de la mayoría de los productos que ofertan

Actualizado:

Azúcar, sal y grasas es el contenido nutricional básico habitual de la mayoría de los productos que ofertan las máquinas expendedoras, a pesar de la tímida entrada de productos frescos y saludables o aquellos que aparentan serlo. Bebidas carbonatadas con alta concentración de azúcares añadidos, bollería industrial con grasas saturadas, patatas fritas y frutos secos con elevadas dosis de sal son gran parte de la selección del «vending».

Como ingesta nutricional de referencia, la Organización Mundial de la Salud recomienda consumir como máximo 25 gramos de azúcares añadidos (equivalente a cinco azucarillos), y 5 gramos de sal al día. Las grasas no deben superar el 30% de las calorías; esto es, bajo el estándar de 2.000 calorías por día para un adulto, consumir alrededor de 70 gramos de grasas al día. Y, de ahí, las grasas saturadas, menos de 20 gramos.

Con algunos de los productos ofertados en las máquinas expendedoras se alcanzan los niveles máximos de azúcar o sal recomendados para todo el día. En el siguiente test elaborado por ABC puedes poner a prueba si conoces bien el contenido nutricional de alimentos habituales en las máquinas expendedora de comida y refrescos.

El contenido nutricional de cada producto ha sido extraído del etiquetado de una selección de las marcas más conocidas. Sobre los frutos secos, hay que tener en cuenta que su consumo es recomendado por la OMS dentro de una dieta saludable, pero en pequeñas dosis, puesto que son densos en calorías, es decir, tienen más energía por ración que el resto de alimentos. No obstante, en las máquinas expendedoras aparecen con frecuencia fritos, salados y cubiertos de miel o chocolate.

Los productos light o sin azúcares tampoco son inocuos puesto que diversos estudios muestran los efectos adversos del uso de edulcorantes, además de las dudas que generan algunos productos bajos en grasas o calorías entre las organizaciones de consumidores y los nutricionistas.

Políticas saludables

La Generalitat Valenciana anunció esta semana que regulará el contenido de las máquinas expendedoras en todos los centros públicos para «concienciar sobre la importancia de la dieta sana». Murcia ya vetó la bollería y los refrescos en los hospitales. La Asociación de Residentes de Medicina Preventiva y Salud Pública (ARES), respaldada por otras asociaciones sanitarias, está inmersa en una batalla en contra de la venta de alimentos poco saludables en las máquinas expendedoras situadas dentro de los hospitales.

La iniciativa «Cambiando el vending», por su parte, pretende concienciar a través de las redes sociales de lo que denominan «malvending» (denuncia contra la oferta de alimentos ricos en grasas, sal y azúcar) y el «buenvending» (promoción de las máquinas que incorporan fruta fresca, frutos secos naturales y ensaladas). Aunque cada vez hay más conciencia de comida sana, en el universo de máquinas expendedoras, la opción saludable sigue siendo minoritaria.