Sociedad

«A los medios se les exige una labor de verificación que que no pueden realizar las redes sociales»

Tras el caso de las informaciones falsas sobre Clinton durante la campaña electoral, los expertos reflexiona sobre la complejidad de que plataformas como Facebook o Google comprueben que lo que se distribuye a través de ellas sea verdad

«A los medios se les exige una labor de verificación que que no pueden realizar las redes sociales»

Las redes sociales llevan tiempo convirtiéndose en una importante plataforma de creación de opinión. Su impacto se ha visto, o al menos se ha querido ver, en la victoria electoral de Donald Trump frente a Hillary Clinton. El torrente de informaciones falsas que se han vertido sobre la candidata demócrata, y que ha sido compartido millones de veces, ha sido para muchos, la puntilla que ha descabalgado a la exsecretaria de Estado de la carrera hacia la Casa Blanca. Pero a Facebook y a Google, no les ha gustado demasiado que se les atribuya ese tanto. Y por ello no han tardado en anunciar medidas.

«A los medios se les exige una labor de verificación que no pueden realizar las redes porque estas solo son canales de distribución de contenidos. El problema es que las redes juegan un papel muy importante en la formación de opinión pública y tienen que ser responsables de lo que sucede en ellas», asegura a ABC Jesús Gordillo, director senior de Cink. «El que intervengan en la verificación de contenidos siempre que sea un proceso transparente será positivo. Pero sin olvidar que son plataformas de comunicación. Lo complicado va a ser hasta qué punto intervienen. Su solución es compleja porque no se sabe hasta qué punto puede ser bueno que Facebook se convierta en el Ministerio de la verdad», avanza Gordillo.

La solución la tienen los usuarios

«Los millenials damos por bueno cualquier cosa que se publica en redes sociales. Con los atentados de París se distribuyó la foto de la torre Eiffel con humo y nadie se cuestionó la veracidad de la misma», advierte Manuel Moreno, creador de TreceBits. «Es complicado porque las redes sociales son plataformas donde los usuarios comparten cosas pero igualmente les interesa que el contenido que se comparta a través de ellas sea veraz. Así no se les achaca que gracias a ellas ha ganado Trump», continúa explicando Moreno.

Al final, la solución, como no podía ser de otra manera en una comunidad, tiene que venir de los propios usuarios. «Hay que aprender a usar bien las redes sociales y no dar credibilidad a todo lo que salga en estas plataformas. Al usuario le falta esa educación. En un medio de comunicación tradicional confías porque es al que lees todos los días y en una red social confías porque son tus amigos. Pero a veces llegan cosas retuiteadas de un amigo de un amigo de un amigo... Los usuarios acabarán pidiendo herramientas para clasificar y seleccionar mejor la información. Ayer mismo, Twitter lanzó una herramienta para que no recibas notificaciones con las palabras que vetes».

Gordillo también comparte esa visión de autocontrol. «Al final el usuario es mas critico de lo que creemos y las redes permiten la denuncia de contenidos para que la propia comunidad sea partícipe de su control», concluye.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios