Sociedad

La madre de la joven que se suicidó por un vídeo sexual: «Fue su ex el que la obligó a hacer esas imágenes»

Tiziana Cantone, de 31 años, se suicidó el martes ahorcándose con un fular azul en la casa donde vivía con la madre en Mugnano, en la provincia de Nápoles

La madre de la joven que se suicidó por un vídeo sexual: «Fue su ex el que la obligó a hacer esas imágenes»
ÁNGEL GÓMEZ FUENTES Corresponsal En Roma - Actualizado: Guardado en:

Las redes sociales tienen el poder de matar. Lo ha experimentado Tiziana Cantone, 31 años, que se suicidó el martes, ahorcándose con un fular azul en la casa donde vivía con la madre en Mugnano, en la provincia de Nápoles. Desde hace un año y medio su vida se había convertido en un infierno por culpa de las redes sociales.

Tiziana, bella, alta, sonriente, libre y con un físico de modelo, se había dejado grabar por su novio videos de contenido sexual, pero sin ninguna intención de que esas imágenes se hicieran públicas. Su madre, María Teresa, quien esta tarde se desmayó en el funeral por su hija, ha hecho duras acusaciones contra el exnovio de la joven, el cual habría organizado la presunta traición. En una declaración de tres folios a la Policía, la madre cuenta que el exnovio, de 40 años, había obligado a su hija a filmar vídeos de contenido sexual con cinco o seis hombres, porque el exnovio sentía placer al ver las imágenes y comprobar que ella se prestaba a esos encuentros.

«Yo creo que los videos fueron publicados por su exnovio para obligarla a permanecer con él. Mi hija, por la vergüenza que sentía, se dejó llevar. Después se separaron, pero no pacíficamente. Ella a veces venía a casa con moratones», afirma la madre de la joven.

Vídeos virales, con burlas e insutos

Los vídeos giraron al principio en WhatsApp. Por este medio la propia Tiziana envió algunas de esas imágenes a algunos amigos de los que se fiaba, sin imaginarse que se harían públicos. Pero la realidad es que los vídeos se hicieron inmediatamente virales al llegar a Facebook, Twitter y YouTube. Las redes sociales se llenaron de burlas, parodias e insultos hacia Tiziana, que no pudo soportar la vergüenza. Incluso futbolistas de la primera división italiana hicieron bromas sobre Tiziana Cantone, burlas que acabaron también en sitios pornográficos. Algunas televisiones locales hicieron servicios en las calles de Nápoles, preguntando a la gente: «¿Conoce Tiziana Cantone, la del video porno?»

La joven inició una batalla legal para que el video fuera retirado de la web. Su abogada, Roberta Foglia Manzillo, citó a juicio a Facebook, Yahoo, Google y YouTube, obligando el juez a algunas redes, como Facebook, a que se retirara el vídeo y comentarios, así como al pago de los gastos por una cifra de 320 euros. Pero, por otro lado, Tiziana había sido condenada a pagar los gastos legales por valor de unos 20.000 euros a Yahoo, Google, Youtube, Citynews y Appideas.

Herida insanable

El daño estaba consumado: Aunque la joven había iniciado el procedimiento para cambiar incluso de apellido y de ciudad, la gran difusión de las imágenes y de su foto representaba una herida insanable. Llegó a intentar un suicidio con barbitúricos, del que fue salvada por la madre. Pero el peso de la vergüenza, la angustia insostenible y la depresión la llevaron el martes al trágico final. En opinión de la madre, la puntilla final la dio la sentencia con la condena a tener que pagar 20.000 euros, sin ni siquiera reconocerle el derecho inmediato a que se borraran las imágenes: «Se encontraba mal por todo lo que veía y sentía, y en particular por el resultado del proceso judicial, ya que consideraba que no se había hecho justicia».

Cuatro investigados

La fiscalía de Nápoles ha abierto una investigación anunciando que son indagados por difamación cuatro hombres a los que Tiziana Cantone envió el vídeo de contenido sexual. Los fiscales Fausto Zuccarelli y Alessandro Milita consideran también el delito de violación de la privacidad. La joven había presentado una primera denuncia en mayo del pasado año. La fiscalía escuchó en octubre a Tiziana, quien explicó que había actuado así en un momento de depresión.

«Asesinos, las redes sociales»

El caso ha tenido un enorme impacto en Italia, creando un gran debate sobre el uso de internet y sobre los desalmados que utilizan las redes sociales. El psiquiatra y escritor Paolo Crepet afirma que «los asesinos han sido las redes sociales»: La joven no se ha suicidado, ha muerto asesinada, no por una persona, sino por muchas. Su «culpa» ha sido una historia de amor, una tarde erótica grabada en un teléfono móvil. Esas imágenes han sido colocadas en la Red y ha sido el final. Inmediatamente, como una manada de pirañas hambrientas, miles de navegantes digitales se han lanzado sobre esas imágenes, multiplicándolas, comentándolas, haciéndolas virales. Ella ha intentado que se borraran, que fueran olvidadas en lo digital, lo que es una tomadura de pelo: La Red funciona instantáneamente y para borrar la imagen, si te lo conceden, pasan meses, cuando todo se ha consumado. Los pirañas digitales la han alcanzado por todas partes para arrebatarle el último jirón del cuerpo y del alma», afirma el psiquiatra Crepet. En efecto, el propio garante de la privacidad en Italia, Antonello Soro, ha dado la voz de alarma, admitiendo su impotencia: «Hay que admitirlo, la tutela en la Red es imposible, no se pueden parar los chantajes en la web».

Imágenes de joven violada

Lo ha comprobado Tiziana Cantone: Cada clic en la Red con su nombre era como una piedra. Hoy es también noticia una joven de 17 años de Rimini, que fue violada en el váter de una discoteca por sus «amigas» y de inmediato colocaron las imágenes en WhatsApp, con el resultado de haberla «manchado» para toda su vida.

Pirañas tras la muerte

En el caso de Tiziana Cantone, las pirañas de las que hablaba el psiquiatra Crepet no han desaparecido ni siquiera tras su muerte. La periodista Selvaggia Lucarelli ha desenmascarado a un individuo, Antonio Leaf Foglia, que gozaba por la muerte de Tiziana, a la que insultó tratándola de prostituta. Antonio Leaf era un músico de la orquesta sinfónica de Salerno, sobre la que han llovido infinidad de protestas, obligando a echar a la calle al músico Leaf, sobre el que han llovido los insultos en la Red. Selvaggia Lucarelli ha escrito que «Tiziana fue imprudente por fiarse de sus amigos, pero tenía el derecho a ser desinhibida y de mandar el vídeo a quien quisiera. Merecía todo el respeto».

Autrocrítica: grave negligencia

En el debate que se ha abierto sobre el uso de las redes sociales, cabe subrayar la autocrítica que hace el director del digital «Il Fatto», periódico de izquierda. Peter Gomez hace este mea culpa: «Il fatto se ha comportado de forma gravemente negligente sobre el caso de Tiziana Cantone. En la primavera del 2015, cuando ya la joven se había convertido en un caso nacional muy a su pesar, en una estrella de la web, también el digital que dirijo publicó un reportaje sobre el caso. Nos equivocamos porque abordamos la noticia como una especie de fenómeno de costumbre: Pensamos que se podría tratar de una operación de marketing para lanzar una nueva actriz», afirma el director del «Fatto», quien concluye con esta reflexión: «Es justo y doloroso decir que nos equivocamos. El debate que se ha abierto sobre la fuerza destructora de las redes sociales es sin duda importante. Al igual que son importantes todas las recomendaciones repetidas a los usuarios de Internet sobre los enormes riesgos ligados a la difusión de videos e imágenes potencialmente peligrosos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios