El embalse de Uldecona, en Castellón, este febrero, por debajo de su capacidad y gravemente afectado por la sequía
El embalse de Uldecona, en Castellón, este febrero, por debajo de su capacidad y gravemente afectado por la sequía - EFE

Las lluvias no acaban con la sequía: los embalses están un tercio por debajo de la media de la década

Este 2018 es el año con menos agua almacenada en las mismas fechas de los últimos 20 años

Actualizado:

La reserva hidráulica se encuentra al 42 por ciento de su capacidad total esta semana, en la que ha perdido 92 hectómetros cúbicos (el 0,2 por ciento del total) respecto a la anterior a pesar de las abundantes precipitaciones, según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

En total, los embalses guardan 23.526 hectómetros cúbicos. Esta cifra supone un tercio de agua menos que la media registrada en la última década por las mismas fechas (36.073 hectómetros cúbicos). Con respecto al año pasado, también hay un 22,63% menos de volumen de agua embalsada. Además, se trata del cuarto año con menos agua almacenada durante la séptima semana del año desde 1990, solo por detrás de 1992 (40,15%), 1993 (41,21%) y 1995 (40,39%).

Por ámbitos, la reserva se encuentra al 94,5 por ciento Cantábrico Oriental; al 75,1 por ciento, Cantábrico Occidental; al 55,1 por ciento, Miño-Sil; al 70,2 por ciento, Galicia Costa; al 100 por 100 las cuencas internas del País Vasco; Duero, al 36,4 por ciento; Tajo, al 37,5 por ciento y Guadiana, al 43,6 por ciento.

Además, Tinto, Odiel y Piedras está al 73,4 por ciento; Guadalete-Barbate, al 39,6 por ciento; Guadalquivir, al 32,8 por ciento; la Cuenca Mediterránea Andaluza está al 30,6 por ciento, Segura, al 16 por ciento; Júcar, al 26,4 por ciento; Ebro, al 62,5 por ciento y las cuencas internas de Cataluña, al 45,8 por ciento.

Siguen las restricciones

Prueba de la excepcional situación, diversas regiones de España siguen con medidas extraordinarias para lidiar con la escasez. En Toledo, 15.000 vecinos que se abastecen del embalse del Torcón, han cumplido cien días de restricciones de agua a pesar de las lluvias, que no han servido para paliar la grave sequía que también afecta a las 95.000 cabezas de ganado vacuno que se crían en esta zona.

Las restricciones a los domicilios, que incluyen cortes de agua de nueve de la noche a nueve de la mañana, llegaron el 6 de noviembre, aunque los propietarios de las explotaciones ganaderas de esta comarca sufren desde este verano la escasez de agua en el pantano del Torcón, que a día de hoy, y a pesar de las últimas lluvias está al 11 por ciento de su capacidad, con 0,77 hectómetros cúbicos de agua embalsada aunque tiene cabida para 7 hectómetros.

Los 15.000 vecinos de esta mancomunidad, compuesta por las localidades de Casasbuenas, Cuerva, Gálvez, Menasalbas, Noez, Pulgar, San Pablo de los Montes, San Martín de Montalbán, Totanés y Las Ventas con Peña Aguilera, se han adaptado a esta situación, «porque con lo que pasan hay suficiente para el consumo humano», ha declarado la alcaldesa de San Martín de Montalbán, María del Carmen Barrios.

De hecho, a cada residente de estos diez municipios les corresponde un consumo de 200 litros por día, tal y como ha recordado el presidente del órgano mancomunado y alcalde de Cuerva, Víctor Cerezo, que ha explicado que se hace el cómputo total de los habitantes que tiene cada pueblo para contar cuánta agua se puede consumir al día.

Así, ha resaltado que hay pueblos en los que, en función de la cantidad de agua que se demande, se aplican cortes que pueden ir desde las nueve de la noche hasta las nueve de la mañana en algunos casos, como ya ha ocurrido en Menasalbas, aunque ha valorado que en general las cantidades de agua destinadas son suficientes porque «la gente está muy mentalizada y ahorra».