El lado oscuro de las aplicaciones de citas online

El número de violaciones registradas ha aumentado por seis en los últimos cinco años

Corresponsal en LondresActualizado:

Arrasan entre los jóvenes, y no tan jóvenes, mueven miles de millones de euros al año y han cambiado la vida de muchas personas. Hablamos de algo tan popular en nuestros días como son las aplicaciones de citas online. Solo en Reino Unido 7 millones de personas están registrados en las diversas que se pueden descargar o ver online. Se calcula que casi una de cada tres relaciones en el país comienza a través de ellas. Pero como ha descubierto Sky News, tienen su lado oscuro.

Según el canal de televisión británico, y citando fuentes policiales con datos muy precisos, los delitos relacionados directamente con este tipo de aplicaciones han crecido de forma alarmante en los últimos cinco años. Entre los años 2011 y 2016 se registraron hasta 2.054 casos.

En ese primer año hubo 140 y la cifra ha seguido subiendo, multiplicándose hasta casi por un 400% más, hasta situarse en los 676 que se dieron el año pasado.

La Agencia Nacional contra el Crimen de Reino Unido ha estado monitoreando los casos de violencia relacionados con estos sitios web y ha detectado que el número de violaciones registradas ha aumentado por seis en los últimos cinco años.

En la investigación llevada a cabo, este canal de televisión ha encontrado delitos que se han cometido a través de dos de las aplicaciones más importantes en este ámbito, como son Tinder o Grindr. La primera no quiso hacer declaraciones al respecto, mientras que la segunda asegura que se protegen los derechos de sus usuarios y se reportan los problemas directamente a los servicios policiales.

Una de las personas que ha sufrido este tipo de delitos es una joven de nombre Becky Crozier. Le cuenta a Sky News que sufrió ataques de pánico y depresión después de haber sido acosada por un hombre que conoció en este tipo de aplicaciones.

Llegó a salir tres veces con él hasta que rompió la relación sin desvelarle el lugar donde vivía, a pesar de eso, consiguió localizarla. A partir de ahí, llegaron las amenazas, llamadas constantes o mensajes de texto cada minuto en los que el agresor intimidaba con frases como «Quiero agarrarte de la garganta y ponerte contra la pared». Esta joven asegura que estuvo casi 10 meses demasiado asustada como para salir de su casa.

La pregunta está clara, ¿cómo evitar entonces este tipo de delitos? Desde los propios sitios web aportan una serie de normas para mantener la seguridad, como, por ejemplo, avisar siempre a algún amigo o familiar de donde va a ser la cita o denunciar ante el primer signo de violencia o intimidación. Y es que según la Agencia Nacional contra el Crimen solo un 16% de este tipo delitos son denunciados o trasladados a las autoridades.