Sociedad

El jurado declara culpable al hombre que en julio de 2015 degolló a su expareja en Palma

Las acusaciones y la defensa han llegado a un acuerdo durante el juicio, que implica una pena de 12 años de cárcel para el homicida confeso

El tribunal del jurado ha emitido este lunes un veredicto de culpabilidad contra Jaume S.F., de 39 años de edad y nacionalidad española, quien el 31 de julio de 2015 degolló a su expareja, Gemma Vich, de 33 años y la misma nacionalidad, en su domicilio de la barriada palmesana de Sant Jordi. El jurado ha considerado al acusado responsable de un delito de homicidio y de otro de violación de domicilio, con un agravante de parentesco y un atenuante de reparación del daño. Cabe recordar que en su momento el inculpado indemnizó a los padres de la víctima con 100.000 euros. El autor del crimen se encuentra en prisión preventiva desde agosto del pasado año.

El juicio se ha celebrado esta mañana en la Audiencia Provincial. El acusado ha reconocido ante el tribunal los hechos que le imputaba el Ministerio Público, en concreto, que acuchilló mortalmente a la víctima —con dos heridas en la región cervical— después de haber intentado forzarla a mantener relaciones sexuales. El homicida confeso también ha reconocido que el día en que tuvo lugar el crimen entró en la casa de su expareja sin su consentimiento, por la parte trasera de la vivienda.

Con anterioridad al inicio de la vista oral, la pasada semana habían llegado ya a un acuerdo de conformidad las acusaciones y la defensa, según el cual Jaume S.F. aceptaba una condena de 10 años de prisión por un delito de homicidio y dos años más de cárcel por allanamiento de morada, es decir, 12 años en total. Tras el veredicto del jurado hecho público esta tarde, la magistrada dictará sentencia en los próximos días.

Preguntado este lunes por la fiscal acerca de los motivos por los que mató a su expareja, el acusado no ha dado inicialmente ninguna razón. «Me lo he preguntado muchas veces, no lo sé», ha dicho, si bien más adelante ha reconocido, a instancias del Ministerio Público, que habría sido por la ruptura y porque la noche en que tuvo lugar el crimen la víctima no quiso mantener relaciones sexuales con él. «Sí, supongo que sí», ha contestado en ese sentido.

La madre de la víctima, que ha declarado en calidad de testigo, ha explicado que su hija había mantenido una relación de tres años con el acusado, si bien dicha relación se había roto unas semanas antes del suceso. La mujer ha recordado que vivía en la misma finca que Gemma y que aquel 31 de julio se alarmó cuando de madrugada oyó ruido en la casa de su hija. Tras comprobar que no contestaba a sus llamadas telefónicas, la madre decidió ir al piso de Gemma. Al llegar, vio el cuerpo inerte de su hija y al homicida a su lado.

El pasado año hubo un crimen de violencia de género en Baleares, el de Gemma Vich, mientras que a lo largo de 2016 han sido seis las mujeres asesinadas en el Archipiélago a manos de sus parejas o exparejas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios