Sociedad

Un juez dictamina que una niña de Palma tendrá que hacer la primera comunión

El padre quería que su hija cumpliera con este sacramento, mientras que su madre se oponía, por lo que en la decisión de la Audiencia ha pesado el hecho de que se trate de una familia católica

Un juez ha tenido que mediar en el enfrentamiento de unos padres por la primera comunión de su hija
Un juez ha tenido que mediar en el enfrentamiento de unos padres por la primera comunión de su hija - ABC

La Audiencia Provincial de Palma ha emitido un fallo en el que resuelve un contencioso singular que hasta ahora enfrentaba a un matrimonio divorciado con una hija. El hombre quería que la niña hiciera la primera comunión, mientras que la mujer se oponía. Ambos tienen la custodia compartida de la menor, que ahora tiene ocho años. Según publica este jueves «Diario de Mallorca», la Sala ha dado la razón finalmente al padre, tras estimar un recurso de apelación presentado por el propio progenitor. Una primera resolución judicial había dictaminado que no se podía obligar a la niña a hacer la primera comunión si ella misma no lo deseaba.

La conclusión de la Audiencia Provincial sobre este caso es, en cambio, diferente, al fundamentarse en varias consideraciones previas. En la sentencia de la Sala se recuerda que la pareja se casó en su momento por la Iglesia y que cuando tuvieron a su única hija la bautizaron, pues tanto la mujer como el hombre se definen como creyentes. El fallo también recuerda que la primera comunión es «el segundo acto importante en la vida de los católicos» y que sólo se celebra una vez. Asimismo, la resolución señala que no se trataría de que la niña «tenga necesidad o no de hacer la primera comunión, sino de que es un acto consecuente con la trayectoria católica de los padres». En cuanto al hecho de que sólo sea el padre quien se haya mostrado a favor de celebrar esa ceremonia, ello «no genera daño ni perjuicio alguno a la niña, ni a la madre».

La mujer reconoció en su momento que alguna vez le enseñó a su hija una fotografía del álbum familiar en la que ella misma aparecía con el vestido blanco que llevó en su primera comunión. Además, también señaló que solía acudir a la iglesia o que rezaba con su hija. En ese sentido, su oposición a que la niña hiciera la primera comunión obedecía a que ella le había dicho que no quería hacerla.

Por lo que respecta a la opinión de la propia niña, el juez pudo constatar que aunque acudía a catequesis, al parecer no le gustaba mucho. Aun así, no pudo determinarse si la menor quería realmente hacer la primera comunión o no, decisión que en cualquier caso no quería tomar ella sola.

Otro motivo de enfrentamiento entre los padres era que el hombre quería que su hija cursase la asignatura de Religión, algo que la mujer no deseaba. Cuando el matrimonio aún no se había separado, la niña fue inscrita en dicha asignatura al empezar Primaria. Sin embargo, en segundo y en tercer curso la madre inscribió a su hija en una asignatura alternativa. La sentencia de la Audiencia Provincial ha dictaminado sobre este punto que el padre podrá decidir en los dos próximos cursos si su hija estudia o no Religión.

Por lo que respecta a los gastos de la ceremonia de la primera comunión, deberán ser sufragados por el padre. En cuanto a la madre, deberá acompañar a su hija a catequesis cuando esté con ella.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios