Sociedad

Juana Rivas, ante su semana decisiva

La Audiencia de Granada ha de pronunciarse sobre el recurso interpuesto por la madre para no tener que entregar a su expareja a sus dos hijos y ambos progenitores deben acudir a declarar mañana mismo

Un cartel solidario con Juana Rivas en la puerta un comercio de Maracena (Granada), que se ha volcado en solidaridad con su vecina
Un cartel solidario con Juana Rivas en la puerta un comercio de Maracena (Granada), que se ha volcado en solidaridad con su vecina - EFE

Juana Rivas se ha perdido en un laberinto judicial. Continúa huida con sus dos hijos –tras su negativa a entregarlos al padre que la maltrató– y su futuro empezará a despejarse esta semana. Por dos razones: a partir de hoy, la Audiencia de Granada ha de pronunciarse sobre su recurso para suspender la sentencia y mañana ambos progenitores se verán las caras en los juzgados, donde han sido citados a declarar.

La decisión de la Audiencia podría llegar tras la declaración en sede judicial de los padres. De la postura que adopte el tribunal dependerá que la madre eleve el caso al Tribunal Constitucional, donde Juana Rivas tiene depositadas sus esperanzas. La Fiscalía, que cree que el incidente excepcional de nulidad tiene «pocos visos» de prosperar, ya adelantó la semana pasada cuál será su postura: se opondrá. Hará lo propio el padre de los menores, de 11 y 3 años.

Además, el Ministerio Público niega –así lo han denunciado las asesoras jurídicas de Juana Rivas– que se hayan producido irregularidades a lo largo del proceso. La Fiscalía pone en cuestión que los derechos fundamentales de la madre se hayan visto vulnerados, como previsiblemente esgrimirá la madre en el futurible recurso ante el Constitucional.

Por la vía penal

Al margen del pronunciamiento de la Sección Quinta de la Audiencia, que podría demorarse unos días, mañana han sido citados a declarar ambos progenitores en el Juzgado de Instrucción 2 de Granada. La consumación del paso de la vía civil a la penal se produce después de que el padre denunciara hace unos días a la madre por la supuesta comisión de tres delitos: secuestro y violencia psicológica, tanto hacia Francesco Arcuri como hacia los propios niños.

Arcuri, que se ha mantenido durante meses lejos de la prensa, ha cambiado su estrategia y en los últimos días ha ofrecido una batería de entrevistas a los medios en las que desmiente su condición de maltratador condenado. Si aceptó la sentencia de 2009, asegura, fue para poder seguir viendo a sus hijos, pues niega cualquier agresión a la madre, a la que describe como una persona irresponsable, excesivamente fiestera y con problemas de tipo mental.

En los últimos días, Arcuri ha sumado apoyos fruto de sus apariciones en prensa y televisiónpara explicar su versión de los hechos. Tanto es así que mañana está previsto que asistan a la vista judicial miembros de una plataforma de apoyo al padre constituida recientemente.

El testimonio de la madre que publicó este periódico ofrece una versión muy distinta de la relación entre ella y él, con continuas agresiones físicas y psicológicas. Entre tanto, Juana Rivas aguarda a que se tramite en Italia otra denuncia por malos tratos que interpuso el pasado verano, tras regresar a España con los dos menores para poner fin a la convivencia familiar en la isla de Carloforte, donde los niños tienen fijada su residencia habitual.

Toda la actualidad en portada

comentarios