El grupo de jóvenes que está organizando la manifestación por la Vida del 15 de abril
El grupo de jóvenes que está organizando la manifestación por la Vida del 15 de abril - ERNESTO AGUDO

Los jóvenes toman el testigo en defensa de la vida

Una nueva generación se implica en la organización de la manfiestación contra el aborto que se celebra mañana domingo en Madrid

MadridActualizado:

Desde la entrada en vigor de la actual ley del aborto en julio de 2010 la tolerancia de los jóvenes hacia la interrupción voluntaria del embarazo va en aumento. Sin embargo, todavía sigue muy lejos de convertirse en una práctica «del todo justificada» para los jóvenes. Según una reciente encuesta de la Fundación SM, en una escala en la que 1 es «nunca justificado» y 10 «siempre justificado», el aborto ocupa el 5,67.

El número de interrupciones voluntarias del embarazo entre las jóvenes además ha disminuido en los últimos años. Entre 2010 y 2016, han pasado de los 19,82 a los 16,72 casos por cada mil mujeres entre las chicas de 20 y 24 años. Pese a que los especialistas atribuyen esta bajada a que la población femenina en edad reproductiva es cada vez más pequeña, muchos jóvenes están convencidos de que la causa provida gana terreno «cuando se informa y forma bien» a los universitarios.

Eso fue precisamente lo que llevó a Álvaro Ortega y Duarte Falcó a crear en 2013 junto a un grupo de amigos la Fundación Más Vida. Estos estudiantes de Derecho y Pedagogía, respectivamente, descubrieron en su propia experiencia universitaria «el enorme déficit de formación» que tienen los jóvenes con respecto al valor de la vida. Por ello, dedican gran parte de su tiempo libre a organizar cursos y charlas en colegios y universidades de toda España para ayudar a los estudiantes a tomar conciencia sobre este derecho fundamental.

Muchos mitos

«Nosotros decidimos crear la Fundación Más Vida porque a nuestro alrededor veíamos que nuestros amigos no sabían cómo se practicaba un aborto, qué consecuencias tenía. Hay muchos mitos. Muchos creen todavía que la vida humana comienza en la semana 14 de gestación, otros creen que un aborto es una intervención similar a quitar un quiste. Cuando realmente cuentas lo que sucede allí es cuando los jóvenes se conciencian y se activan», asegura Álvaro, uno de sus fundadores.

Cinco años después de la puesta en marcha de esta iniciativa, esta organización sin fines de lucro cuenta con más de seis delegaciones en toda España y 600 voluntarios. Uno de ellos es Ignacio Diez de Rivera, estudiante de Ingeniería Industrial. Este joven de 22 años está convencido de que los jóvenes necesitan que les hablen de «tú a tú» sobre estos temas con un «lenguaje sencillo y cercano». La cercanía es fundamental. Por eso entre los miembros de esta organización se encuentran algunos jóvenes que han pasado por la experiencia de ser padres a muy temprana edad. Es el caso de Tomás Páramo. Su novia se quedó embarazada con 19 años y ambos decidieron seguir adelante con la vida que venía en camino. «Voy a las universidades y cuento lo que me pasó. Mis expectativas no eran ser padre con 19 años pero ahora no me imagino mi vida sin mi hijo. Nunca me he arrepentido de tenerlo», asegura este joven estudiante de Publicidad. Tomás tiene un canal de Youtube en el que cuenta su experiencia como padre provida. «La lucha antiabortista no es una causa que defienden los católicos. Tampoco es de izquierdas o de derechas. La vida no es patrimonio de ninguna ideología», sostiene este joven.

Una historia similar vivió Marta Páramo. A los 16 años se quedó embaraza. Ahora su hija tiene 5 años y ella está punto de terminar Filosofía. Marta es la portavoz de la próxima manifestación por la vida, que tendrá lugar en Madrid el próximo 15 de abril. «Lo normal es que una joven que se queda embarazada sin quererlo aborte. Eso es lo que se considera normal cuando no lo es. Lo normal sería que la sociedad se volcase en las mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad. De eso me he dado cuenta cuando hablo con los jóvenes. Cuando algo está normalizado socialmente parece que es bueno y no es verdad. Hay mucho dolor y mucho sufrimiento a causa de que la vida no tiene ningún valor hoy en día», asegura Marta.

«He nacido dos veces»

Sylvia De Carlos también llegó a la causa provida por una experiencia personal. «Soy adoptada. Mi madre biológica me tuvo con 14 años. Podría haberme abortado y no lo hizo. Gracias a la adopción estoy aquí. Conocer mi historia me llevó a involucrarme con esta causa porque siento que gracias a mi madre biológica he nacido dos veces», asegura esta estudiante de Pedagogía, que acaba de participar en un encuentro provida en el Parlamento Europeo.

Aunque la defensa de la vida esté en este momento ausente del debate de la opinión pública, estos jóvenes demuestran con su trabajo que sus colegas tienen mucho interés por este tipo de temas. En menos de un mes, esta organización ha conseguido reclutar a más de 300 voluntarios para la manifestación del 15 de abril. «Vamos a contracorriente de la opinión pública pero no de los jóvenes que nos rodean. La causa que defendemos es básicamente una causa humana. Queremos heredar una sociedad que defienda una serie de valores como la defensa de la vida, que es el valor sobre el cual se vertebra todo lo demás.», asegura Duarte Falcó.