Ciudadanos paseando por las calles inundadas de Houston
Ciudadanos paseando por las calles inundadas de Houston - AFP

Harvey ahoga a Houston en unas inundaciones «nunca vistas»

La cuarta mayor ciudad de EE.UU., asolada por una tormenta «sin precedentes» y cuyo impacto podría empeorar los próximos días

CORRESPONSAL EN NUEVA YORKActualizado:

Miles de personas se encontraban ayer bloqueadas en Houston (Texas), la cuarta mayor ciudad de EE.UU., acosada por lluvias torrenciales e inundaciones de proporciones bíblicas provocadas por la tormenta Harvey. Andy era uno de ellas, encaramado junto a su familia en el segundo piso de su casa, rodeada de agua por los cuatro costados. «Estamos tratando de decidir si salimos nadando de aquí hacia un lugar más seguro, para refugiarnos en casa de mi hermana, que vive en una zona más alta», contaba ayer por teléfono a este periódico. «Si la lluvia para aquí, estaría muy contento. Si va a más, será realmente devastador», explicaba. Antes de esta llamada, Andy había hablado por teléfono con su aseguradora, que pronosticó que las inundaciones en Houston se convertirán en el desastre natural más caro de la historia de EE.UU. Cualquier evaluación del impacto económica de Harvey, sin embargo, está muy lejos de concretarse, cuando las autoridades locales, estatales y federales están todavía en pleno combate contra las inundaciones.

La previsión meteorológica mantiene las perspectivas menos optimistas. Harvey se ha instalado en el Sureste de Texas, cerca del golfo de México, una zona de tierras bajas que sucumbe con facilidad a las riadas.

«Está ocurriendo lo que estaba pronosticado»

Según el Servicio Meteorológico Nacional, los efectos de Harvey «no tienen precedente» y van «más allá de lo nunca visto». Si el pronóstico se cumple, Harvey batirá el récord de precipitación de lluvia en la ciudad, que ayer ya tenía los aliviaderos sobrepasados. «Todo lo que confiábamos que no pasara pero estaba pronosticado, está ocurriendo», aseguró una portavoz del Centro Nacional de Huracanes. «Nos encontramos con inundaciones catastróficas, con riesgo para las vidas de las personas en el Sureste de Texas, incluida la zona metropolitan de Houston. La situación es mala ahora y solo va a empeorar».

Al menos, cinco víctimas

Al cierre de esta edición, se habían contabilizado cinco víctimas mortales desde que Harvey tocara suelo en Texas la noche del pasado viernes. Lo hizo con virulencia, con categoría 4, con vientos de más de 210 kilómetros por hora, en la localidad costera de Rockport, que ayer aparecía devastada por el fenómeno natural.

La intensidad del huracán se degradó hasta convertirlo en una tormenta tropical, lo que no disminuyó su peligrosidad: como se esperaba, la tormenta se ha quedado instalada en la costa de Texas, asolando durante horas con lluvias torrenciales. Cientos de miles de personas se han quedado sin electricidad, hay hospitales bloqueados por las inundaciones y muchas carreteras se han convertido en ríos caudalosos.

Las autoridades no tienen la capacidad de evacuar a las miles de personas bloqueadas en los pisos altos y las azoteas de sus edificios, muchos de ellos sin electricidad. Incluso han llegado a pedir a los vecinos con botes y lanchas que los pongan a disposición de las labores de rescate. Sobre todo, han insistido a los residentes de zonas inundadas que no se muevan de donde están. «Están sobrepasados por la tormenta», lamentaba ayer Andy.

.