Un niño nativo juega en un campamento de cerca de 800 indios de varias etnias
Un niño nativo juega en un campamento de cerca de 800 indios de varias etnias - EFE
Naturaleza

Dos hermanos montañeros de Toledo difunden el mensaje de los indígenas kogui

«El planeta se calienta y el hielo se derrite», es uno de los mensajes del pueblo indígena que quieren lanzar estos dos hermanos al mundo

ToledoActualizado:

Dos hermanos montañeros de Toledo, Francisco y Félix Romero, están difundiendo el mensaje de los indígenas kogui, de Colombia, que hacen una llamada de respeto por las culturas indígenas y la naturaleza y también alertan de los efectos del cambio climático.

Con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas de Naciones Unidas, que se conmemora cada 9 de agosto, los hermanos Romero se han convertido en portavoces del mensaje que el pueblo kogui les trasladó el pasado mes de enero, cuando les visitaron, y lo han difundido en un comunicado.

Los kogui afirman que no necesitan multitudes de turistas, solo personas «respetuosas y responsables» dispuestas a «observar y reflexionar» sobre lo que ven y comprometidas a cuidar lo que les rodea, y alertan a quienes los visiten para que no ensucien, dañen ni alteren nada a su alrededor ya que todo debe conservarse como está, caminos, lagunas o cumbres, porque es un«territorio sagrado».

El pueblo Kogui ha trasladado a los hermanos Romero que les gustaría que ellos contases cómo viven, ya que solo toman lo necesario para subsistir, como un pequeño sembrado o un establo para los animales, y siempre piden permiso a la naturaleza para tomar sus recursos, agradeciendo «su generosidad y afectándola» lo menos posible.

Estos indígenas del corazón de la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia) les han dicho que saben que el planeta se calienta y se derrite el hielo de las montañas y necesitan que la gente entienda que solo se puede vivir «mejor siendo respetuosos y agradecidos con la naturaleza».

«Perdón por las atrocidades del pasado»

En su mensaje el pueblo kogui defiende que América no fue descubierta sino «invadida».

Por su parte, en un gesto de hermanamiento los hermanos Francisco y Félix Romero les han transmitido el máximo respeto a su cultura y tradiciones y han pedido «perdón», en nombre de los españoles de hoy, por las «atrocidades ocurridas sobre los antepasados del pueblo kogui durante la conquista de América».

La Sierra Nevada de Santa Marta es la cordillera litoral más alta del mundo, apenas a 40 kilómetros del mar Caribe y de 5.700 metros de altitud, y en ella habitan cuatro pueblos indígenas: los arhuacos, los kankuamos, los koguis y los wiwas, que juntos suman unas 30.000 personas.

En su expedición al techo de Colombia en enero de este año, los dos montañeros españoles solo fueron autorizados a ascender el Pico Simmonds, de 5.635 metros, la tercera montaña más alta del país, porque los picos Colón y Bolívar, de 5.775 metros, se encontraban bajo «limpieza espiritual», decretada por los pueblos indígenas de la sierra tras la incursión clandestina de otros escaladores.

Su escalada requirió un total de nueve días y un complejo proceso de acercamiento, diálogo y evaluación por el pueblo kogui, hasta ser finalmente autorizados para llevar a cabo dicha ascensión.

Los hermanos Romero, se admiraron por «la belleza del entorno y las tradiciones ancestrales de los pueblos indígenas de la sierra» y se comprometieron entonces con los representantes de la comunidad de Mamarongo a difundir este mensaje, eligiendo para ello el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Hasta la fecha, Francisco y Félix -dentro de su proyecto «Cumbres del Pacífico»- han ascendido varias de las cumbres más elevadas de América Latina como el nevado Sajama (Bolivia, en el año 2000), el cerro Acongagua (Argentina, en 2004), el volcán Ojos del Salado (Chile-Argentina, en 2010) o el Pico Orizaba (México, en 2013), entre otros.