Valerio Merino

Francia vuelve a subir el precio del tabaco, con el horizonte de llegar a 10 euros por cajetilla en 2020

El presidente francés, Emmanuel Macron, enmarca la medida en la estrategia de «promoción de los comportamientos favorables a la salud»

ParísActualizado:

El precio del paquete de cigarrillos volverá a subir por segunda vez desde la llegada al poder de Emmanuel Macron, en el marco de su estrategia de «promoción de los comportamientos favorables a la salud», cuando los costos sociales y sanitarios del tabaco ascienden anualmente a 26.600 millones de euros.

Candidato a la presidencia de la República, Macron anunció la primavera del 2017 que el precio del paquete de cigarrillos ascendería a los 10 euros, hacia el 2020.

A los siete meses de ser elegido presidente, los precios del tabaco volverán a subir a primeros de marzo: el paquete de cigarrillos que costaba 7,30 euro subirá a los 8 euros y el paquete que costaba 7 euros costará 7,80 euros.

Según un informe de referencia, oficial, el tabaco provoca en Francia unas 75.000 muertes prematuras. Según el Instituto Nacional del Cáncer, el año pasado se detectaron en Francia unos 400.000 nuevos casos de cáncer directa o indirectamente ligados al tabaco.

Siguiendo un ritmo previsto y calculado con relativa precisión, el precio del tabaco irá subiendo sistemáticamente, cada semestre, o cada año, a razón de 10, 20 o 30 céntimos por subida, hasta el paquete de cigarrillos alcance los 10 euros, hacia el 2020, o antes, si fuese posible.

Fabricantes, distribuidores y estanqueros siguen la política presidencial con irritación apenas contenida. Solo el Frente Nacional (FN, extrema derecha) de Marine Le Pen contesta la subida sistemática del precio del tabaco, alejando que es una medida «injusta» que perjudica «a los más pobres». Los sindicatos y el resto de las fuerzas políticas apoyan la política gubernamental.

La subida del precio del tabaco forma parte de la Estrategia nacional de la sanidad pública (2018 - 2022), que tiene muchos objetivos, como combatir los riesgos sanitarios ligados a la exposición a materias tóxicas y nocivas, los riesgos de exposición a riesgos infecciosos, las enfermedades crónicas, la adaptación del sistema de sanidad nacional a los nuevos desafíos demográficos y epidemiológicos.

En ese marco, la subida constante del precio del tabaco es una de las medidas «faro» de las grandes prioridades de la estrategia de la sanidad pública para el próximo quinquenio.