Sociedad

Fragancia para mujeres en forma de limpiacristales: ¿machismo o estrategia publicitaria?

La marca italiana Moschino vende su perfume femenino en un «packaging» con forma de bote de limpieza del hogar, mientras que el masculino cuenta con un envase como si fuese un oso de peluche

El envase en el que se presenta la fragancia femenina de Moschino ha generado controversia al ser tildado de «machista»
El envase en el que se presenta la fragancia femenina de Moschino ha generado controversia al ser tildado de «machista» - MOSCHINO
ABC - Actualizado: Guardado en:

Las redes sociales se han incendiado con el nuevo perfume de la marca Moschino, y no por sus componentes. El germen de la controversia ha sido su envase, el «packaging» en el que se presenta: un frasco de limpiacristales del hogar. La fragancia, que ha sido distribuida tanto para mujeres como para hombres, solo cuenta con esta forma para el modelo femenino.

La presentación del nuevo producto no tardó en incendiar las redes y los usuarios comenzaron a tildar la campaña de «machista», alegando que el comercializar un producto solo dedicado a la mujer en forma de un producto de limpieza tradicional, perpetúa los roles de género y los estereotipos más dañinos que dividen a hombres y mujeres.

La fragancia para hombre, «Toy», tiene la forma de un oso de peluche
La fragancia para hombre, «Toy», tiene la forma de un oso de peluche- MOSCHINO

Otro de los motivos en los que se basaron para criticar el envase es que, en su versión masculina, el perfume luce una forma de oso de peluche al que hay que quitar la cabeza para poder usarlo.

Jeremy Scott, máximo responsable de la dirección creativa de Moschino, se defendía de las acusaciones y explicaba su diseño con estas palabras: «La intención es contraponer el lujo y la pretenciosidad de una esencia de alta costura (sic) con el envase más ordinario y común de los productos utilizados para la limpieza doméstica: el frasco “spray multiusos". Este objeto se convierte así en un icono porque adquiere un carácter único e irrenunciable al asociarse con una fragancia de lujo, creando así la máxima dicotomía entre “alto” y “bajo” y entre “exclusivo” y “masivo”».

Desde que Jeremy Scott tomó el mando de la dirección creativa de la marca italiana, esta se ha reinventado y ha producido e impulsado originales iniciativas que intentan romper los esquemas de lo que regularmente se ve en la publicidad.

Una de estas campañas fue un anuncio para la famosa muñeca Barbie, donde se intentaban romper los roles asociados a los géneros incluyendo a un niño en el vídeo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios