Caso Juana Rivas

Expectación máxima por la declaración de Juana Rivas, citada este martes en los juzgados

La madre debe acudir hoy a testificar, lo que supondría su reaparición tras dos semanas fugada con sus hijos

Juana Rivas continúa en paradero desconocido - EFE
LEO RAMA Granada - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Juana Rivas deberá poner fin hoy a su fuga. Tras permanecer dos semanas ilocalizable, la madre granadina tendrá que acudir a declarar en sede judicial después de que su expareja, condenado por maltrato, la denunciara por la presunta comisión de tres delitos. Tanto él como ella fueron citados a testificar este martes en el Juzgado de Instrucción 2 de Granada, que dirimirá si Rivas ha incurrido en alguna ilegalidad por negarse a entregar a Francesco Arcuri a los dos hijos que tienen en común.

Rivas y Arcuri tendrán que verse hoy las caras en un ambiente de máxima expectación; por la previsible reaparición de la madre y también por los apoyos que ha recabado el padre italiano en los últimos días. Las recientes apariciones televisivas de Arcuri no sólo han desmentido la versión oficial y puesto fin a meses de silencio, sino que además han despertado una ola de aliento. De hecho, hasta la puerta de los juzgados acudirán los miembros de una plataforma creada expresamente para manifestarse a su favor.

La denuncia interpuesta por Arcuri pretendía que el juez diese luz verde a la detención de Juana Rivas, algo que fue rechazado, ya que por el momento ella está blindada, pues el litigio se ha mantenido por la vía civil. La apertura de diligencias previas por parte del Juzgado de Instrucción 2 —por la vía penal— sí permitiría ejecutar una orden de arresto, aunque esta posibilidad ha quedado relegada hasta que ambas partes testifiquen y den su versión.

Secuestro y violencia psicológica

En concreto, Francesco Arcuri ha denunciado a Juana Rivas por un presunto delito de secuestro —«sustracción interparental de menores»— y otros dos de violencia psicológica continuada hacia él, por el supuesto daño que le ha generado el revuelo mediático que ha suscitado el caso, y también hacia sus dos hijos. Según esgrime el progenitor, los menores están siendo víctimas del «estado psicológico de desequilibrio emocional» que padece su madre.

Ni Arcuri ni las asesoras jurídicas de Juana Rivas quisieron hacer declaraciones a este periódico, por lo que no es seguro que la madre acuda a declarar, aunque esté obligada a hacerlo. Paralelamente, las dos partes esperan a que la Audiencia Provincial de Granada se pronuncie sobre el recurso formulado por Rivas para que suspensión cautelar de la sentencia del Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada por la que debía proceder a la entrega de los menores al padre el pasado 26 de julio.

La negativa a dejar en manos del padre a los dos niños, de 11 y 3 años, ha dejado en una situación judicial delicada a Juana Rivas. Sus representantes legales son conscientes de ello y tienen depositadas sus esperanzas en el recurso que previsiblemente presentarán ante el Tribunal Constitucional, que hace unos días rechazó abordar el caso hasta que no se agoten las vías legales preceptivas, esto es, hasta que no se pronuncie la Audiencia de Granada.

La Fiscalía ya ha manifestado en varias ocasiones su oposición al recurso que estudiará la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Granada. El Ministerio Público considera que en ningún momento se han vulnerado los derechos fundamentales de Juana Rivas, como ella sostiene.

Toda la actualidad en portada

comentarios