Imagen de archivo del Parlamento Europeo
Imagen de archivo del Parlamento Europeo - EFE

La Eurocámara pide fondos y políticas para frenar la despoblación de las zonas rurales

España es uno de los países europeos donde se encuentran varias de las regiones más despobladas de la Unión Europea

Actualizado:

El Parlamento Europeo (PE) ha aprobado este martes una resolución no legislativa, por 506 votos a favor, 103 en contra y 77 abstenciones, en la que pide que las regiones de la Unión Europea con población envejecida, baja natalidad y éxodo de jóvenes debido a las limitadas oportunidades laborales reciban más ayudas comunitarias.

Para ello, los eurodiputados proponen un mejor uso de las políticas y fondos de cohesión, así como una política demográfica europea que ponga el foco en todos los territorios que actualmente se enfrentan a desequilibrios demográficos.

España es uno de los países europeos donde se encuentran varias de las regiones más despobladas de la Unión Europea, junto a países de Europa central, este de Alemania y sur de Italia.

De los 8.125 municipios españoles, más del 60 % cuenta con menos de 1.000 habitantes y en casi 1.300 ayuntamientos hay menos de 100 personas censadas en el padrón. Entre 2015 y 2016, España perdió 67.374 habitantes, pero esa sangría poblacional se ha concentrado mayoritariamente en las áreas rurales, ya que la suma de población de las capitales de provincia españolas ha ganado unos 14.000 habitantes durante el último año.

Según Iratxe García Pérez, ponente del informe sobre despoblación, «el cambio demográfico resulta crucial para el futuro de la UE. Necesitamos un marco legislativo para determinar con precisión qué regiones están afectadas por la despoblación y deben por tanto beneficiarse de un trato prioritario. También debemos contar con créditos presupuestarios en todos los fondos estructurales, y el PIB no debe ser el único criterio. También hemos de atender a la despoblación, el envejecimiento y las zonas rurales».

Regiones despobladas en España

Según el INE, de los más de 8.000 municipios que hay en España, solo 2.000 crecen o se mantienen y más del 40 % de la población se concentra en el 1 % del territorio. Este es el caso de Galicia, Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón y Extremadura, que en 2013 formaron el Foro de Regiones con Desafíos Demográficos, al que se han unido recientemente Cantabria y La Rioja.

El ejemplo de la provincia de Soria es significativo, ya que ha ido perdiendo población progresivamente desde el siglo XIX hasta la actualidad, por emigración y por descenso ininterrumpido de nacimientos y aumento de la mortalidad, aspectos unidos al envejecimiento demográfico. En el censo de 1950, Soria contaba con 151.978 habitantes, un 0,54 % de la población total de España, y la capital representaba el 11,1 % del total provincial. Según el último censo (2011), la provincia cuenta con 94.610 habitantes, un 0,2 % del total nacional, la provincia menos poblada de España, y la capital absorbe el 42,58 % de la población. En 2015 escasamente se superaron los 92.000 habitantes.

Uso eficiente de los fondos

Según la resolución aprobada por el Parlamento Europeo, es necesario mejorar la coordinación de las políticas y fondos europeos para hacer frente a los desafíos demográficos. En concreto, los eurodiputados piden dar prioridad al cambio demográfico en el próximo periodo del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas, parte del llamado «plan Juncker», mayor apoyo a las regiones a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional centrado en las infraestructuras de transporte y telecomunicaciones y en los servicios públicos y un impulso a la formación y educación de los jóvenes, así como a la lucha contra la exclusión social y digital de las personas mayores, a través del Fondo Social Europeo.

En último lugar, el Parlamento Europeo también ha pedido orientar el Fondo Europeo para Inversiones Estructurales al desarrollo de regiones con dinámicas demográficas desfavorables, mediante el incremento de la inversión en energía, transporte, investigación y pymes.