Sociedad

Un estudio confirma el primer caso de sumisión química con burundanga en España

El trabajo señala que una mujer fue atendida en el Hospital de Son Espases, ubicado en Palma, después de que su exmarido hubiera disuelto dicha droga en una bebida con la presunta finalidad de provocarle malestar físico

Las flores blancas de las que se extrae la escopolamina, también conocida como burundanga
Las flores blancas de las que se extrae la escopolamina, también conocida como burundanga - ABC

La revista «Medicina Clínica» publica en su último número un estudio que recoge el primer caso registrado en España en que una persona habría suministrado a otra la droga denominada escopolamina —coloquialmente conocida como burundanga— para provocar en la víctima una reacción de sumisión química, es decir, de sometimiento de su voluntad. En la mayoría de los casos, dicha sumisión química suele ser el paso previo a una posterior agresión sexual. En el caso que recoge «Medicina Clínica», no se habría producido una agresión de esa índole, sino presuntamente sólo el intento de crear un profundo malestar físico en la víctima.

Según ha podido confirmar «ABC», el citado suceso tuvo lugar meses atrás en el Hospital de Son Espases, ubicado en Palma de Mallorca. El mencionado estudio se basa en el caso concreto de una mujer de 36 años que, la pasada primavera, fue trasladada en ambulancia medicalizada a Urgencias de Son Espases en estado de agitación. La primera hipótesis que se barajó fue que una bebida que la joven había consumido horas antes pudo haber contenido algún tipo de droga.

Durante la exploración médica en Urgencias, la mujer se mostró «obnubilada y confusa, con discurso incoherente, pupilas midriáticas —dilatadas— , visión borrosa e inestabilidad de la marcha». Sus constantes vitales no presentaban, en cambio, alteraciones significativas. El análisis toxicológico inicial en orina fue negativo para cannabis, benzodiacepinas, anfetaminas, éxtasis, cocaína y opiáceos.

La amiga que había acompañado a la mujer a Son Espases comentó a los facultativos que quizás el exmarido de la joven podría haber introducido algún fármaco en la bebida consumida horas antes por ella. Cuando la paciente empezó a encontrarse mejor, corroboró la sospecha de su amiga y negó la ingesta voluntaria de fármacos.

A partir de ese momento, Son Espases activó el protocolo para intentar descubrir si todas esas circunstancias podrían estar relacionadas con un posible caso de intento de sumisión química. Una de las drogas que más suele utilizarse en diversos países para tales fines es la burundanga —escopolamina—, una planta con alcaloides anticolinérgicos que se conoce como «droga de la voluntad» por su supuesta capacidad para alterar las funciones cognitivas.

El exmarido

Los resultados de los análisis realizados a la joven en Toxicología resultaron positivos para escopolamina en orina, si bien se descartó la presencia de los tóxicos incluidos en el protocolo de sumisión química, que son atropina, hiosciamina, GHB, ketamina, metoxetamina, alpha-PVP, metilona, mefedrona, MDPV y para-metoximetanfetamina, así como otros posibles tóxicos.

Posteriormente, la paciente comentó a los médicos que su exmarido reconoció ante la Policía, al ser interrogado, que había adquirido escopolamina a través de Internet y que se la había suministrado a su exmujer disuelta en una bebida. El objetivo habría sido intentar crear un profundo malestar físico y psicológico en la joven.

El estudio concluye que «en este caso, el diagnóstico de intoxicación por escopolamina se basó en el síndrome anticolinérgico y en los resultados del análisis toxicológico, y constituye, a nuestro conocimiento, la primera confirmación en España de una intoxicación por burundanga —escopolamina— en un caso de sumisión química atendido en un servicio de Urgencias».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios