Sociedad

Por fin en España un tratamiento frente a la obesidad que actúa sobre los mecanismos del apetito

Novo Nordisk lanza al mercado español liraglutida 3.0 mg, un tratamiento que interviene directamente en los mecanismos de control del apetito, aumentando la sensación de saciedad, ralentizando el vaciado del estómago, y por tanto, reduciendo el hambre

Por fin en España un tratamiento frente a la obesidad que actúa sobre los mecanismos del apetito
ABC Madrid - Actualizado: Guardado en:

En España se estima que más de la mitad de la población mayor de 18 años tiene obesidad. Según los últimos datos recogidos por la Encuesta Europea de Salud, en nuestro país un 53% de las personas mayores edad está por encima de su peso recomendado; en concreto, un 36% tiene sobrepeso y un 17%, obesidadi.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, y la Asociación Médica Americana, han reconocido a la obesidadcomo una enfermedad crónica, compleja y multifactorial, ya que en ella intervienen factores de diversa naturaleza, como fisiológicos, psicológicos, ambientales, socioeconómicos y genéticos, que además dificultan su abordaje.

Para facilitarlo, Novo Nordisk lanza al mercado español liraglutida 3.0 mg, un tratamiento que interviene directamente en los mecanismos de control del apetito, aumentando la sensación de saciedad, ralentizando el vaciado del estómago, y por tanto, reduciendo el hambre.

El tratamiento y control de la obesidad se basa en un cambio en el estilo de vida, sustentado sobre cuatro pilares: una dieta equilibrada, ejercicio físico, una motivación psicológica y, en última instancia, tratamiento farmacológico.

El doctor Javier Salvador, director del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra, explica que «hay que conseguir que la persona cambie su pauta alimentaria hacia una alimentación equilibrada y con un balance calórico negativo, combinándola con la realización de ejercicio físico, si bien sabemos que no suele resultar sencillo».

«La experiencia de años tratando la obesidad- reseña el especialista- nos muestra que el fracaso es la norma general a largo plazo, por lo que los clínicos habituados a tratar la obesidad aplaudimos la llegada de fármacos como liraglutida 3.0 mg., ya que consideramos que va a tener una repercusión en el control de estos pacientes».

Según los datos que maneja el doctor Salvador, la tasa de obesidad en España se ha duplicado en los últimos veinte años, «lo que hace necesario contar con innovaciones terapéuticas que sirvan de apoyo en el proceso de tratamiento», reconoce Salvador.

Hambre y saciedad

En esta misma línea, la doctora Susana Monereo, jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y secretaria general de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, SEEDO, observa en liraglutida 3.0mg. «una herramienta terapéutica de primer nivel para tratar la obesidad, ya que actúa sobre los puntos críticos del tratamiento de la obesidad que están en torno al hambre y la saciedad».

Monereo recuerda que «hasta la fecha, el único tratamiento farmacológico para tratar la obesidad del que disponíamos en España hasta la llegada de liraglutida 3.0 mg., actúa induciendo el bloqueo de la absorción intestinal de parte de la grasa que se ingiere, pero no interviene en los mecanismos del hambre y de la saciedad, un factor imprescindible en el tratamiento para la pérdida de peso».

Los especialistas aseguran encontrar en liraglutida 3.0 mg., un elemento terapéutico que, frente a los tratamientos farmacológicos disponibles hasta el momento, ha demostrado tener unos perfiles de eficacia y seguridad altamente eficaces, y que a su vez facilitan la adherencia al resto de pautas necesarias para conseguir la pérdida de peso y su mantenimiento.

Un estudio de un año con liraglutida 3.0 mg. ha demostrado que el promedio de pérdida de peso en los pacientes que completaron el ensayo fue del 9,2%.

Mecanismo de acción

Liraglutida 3.0 mg. es un análogo del GLP-1 que tiene una similitud de un 97% con el GLP-1 humano natural. El GLP-1 es una hormona natural del organismo que se secreta en el intestino delgado en respuesta a la ingesta de alimentos8 y que aumenta la sensación de plenitud y saciedad, regulando por tanto el apetito.

«Sin embargo- explica el doctor Javier Salvador- el GLP-1 desaparece en la sangre a gran velocidad, motivo por el que se ha desarrollado el agonista liraglutida, que con mínimas modificaciones estructurales permite una vida media en la sangre más prolongada, y por tanto, mantener la sensación de saciedad también por más tiempo».

La administración de una dosis diaria de liraglutida 3.0 mg. permite modular el comportamiento alimentario, ya que al generar una sensación de saciedad, las personas con este tratamiento tendrán una mayor facilidad para conseguir acoplarse al plan de alimentación propuesto por el especialista para tratar la obesidad. «Con la administración de 3 mg. diarios de liraglutida obtenemos una respuesta satisfactoria en términos de mejoría del comportamiento alimentario, de reducción de peso y, en definitiva, de mejora de la calidad y de las expectativas de vida», concluye el doctor Salvador.

Por su parte, la doctora Monereo destaca también el mecanismo coadyuvante del tratamiento que «ralentiza el vaciado gástrico, actuando sobre el sistema nervioso central, produciendo sensación de plenitud, y consiguiendo que finalmente la persona en tratamiento ingiera menos alimentos».

Para la doctora, «actuar sobre esos mecanismos que interfieren en el control del apetito es imprescindible en el tratamiento de la pérdida de peso. Por mucho que queramos utilizar otras vías, hoy en día, reducir la ingesta mediante el control del apetito y aumentando la sensación de saciedad, es el mecanismo más potente de que disponemos para conseguir la pérdida de peso».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios