Top

Sociedad

Así se envejece en América Latina, África y Asia

Trabajo, pobreza o vivir de la ayuda familiar forman parte del proceso de envejecimiento de muchos mayores en el mundo

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
Navegue usando los números

María, 61 años (Mozambique)

ABC - Actualizado: Guardado en:

EspacioCaixa Madrid acogerá, hasta el próximo 15 de diciembre, la exposición itinerante «Envejecer en África, América Latina y Asia», La muestra, organizada por la Obra Social ”la Caixa” en colaboración con HelpAge International España, expone una selección de 12 fotografías que pretenden acercar al público el día a día de los mayores que viven en países como Colombia, Jamaica, Etiopía, Kenia, Birmania o Nepal, entre otros. Trabajo, pobreza o vivir de la ayuda familiar forman parte del proceso de envejecimiento de muchos mayores en el mundo.

María trabaja en el campo. Nació en el distrito de Cahora Bassa, en la provincia de Tete. Es una pequeña granjera que ha podido beneficiarse de la formación en técnicas de agricultura, y comparte sus conocimientos con otras personas mayores. Posee un trozo de tierra y cultiva maíz para consumo propio, y si la cosecha es buena también vende una parte. María también ha recibido una transferencia en metálico y ha ahorrado dinero para comprar semillas y herramientas para cortar las malas hierbas.

U San Shwe, 70 años (Myanmar)

ABC - Actualizado: Guardado en:

El pueblo de Satt Kwin está situado a una hora en coche de la ciudad de Pathein, en la región del delta. Sus habitantes son principalmente cristianos karen y su medio de vida es la pesca y la agricultura. Aunque el pueblo está situado junto a la autopista de Yangon a Pathein, su situación socioeconómica no ha mejorado demasiado. U San Shwe es ministro voluntario de la iglesia, retirado ya, y vive en el pueblo de Satt Kwin. En su comunidad, se le conoce como el Siervo de Dios porque ha servido a la iglesia de Satt Kwin durante décadas. «He servido a Dios durante más de 36 años. Ahora estoy demasiado viejo para ir a los pueblos vecinos, y me he retirado», relata U San Shwe. Como era ministro voluntario, al retirarse no ha tenido derecho a ninguna pensión o subsidio de la iglesia. Sin embargo, U San Shwe dice: «Me siento feliz al pensar en todas las cosas que he hecho en el pasado». Su esposa, Naw Tar Ka Paw, es una auténtica compañera de vida, y cuando U San Shwe se retiró puso en marcha una pequeña granja ganadera. Ahora tiene 68 años, pero continúa teniendo fuerza para trabajar en la granja.

Teresa, 61 años (Colombia)

ABC - Actualizado: Guardado en:

«Siempre he querido que mis hijos estudiasen, que aprendiesen al menos a leer y escribir, porque si no aprenden serán como yo. Yo no sé nada, no sé leer ni escribir. Tengo que seguir trabajando para ellos, pero, gracias a Dios, tenemos comida y una casa donde vivir. Recojo plátanos chiros, comemos arroz, patatas, y ahora cuido de los cerdos que me han dado en el proyecto de HelpAge, así que pronto tendré dinero para comprar otras cosas», relata.

Teresa lava ropa en las casas de otras personas y con lo que le pagan puede comprar la mayoría de los alimentos básicos (azúcar, sal y aceite). Ahora, con el proyecto, seguramente tendrá la posibilidad de ir aumentando el número de cerdos a medida que se vayan reproduciendo. «Soy la única que trabaja en la casa. Lavo y coso ropa, y trabajo en el campo. La situación es dura y acabo muy cansada, me duele la espalda, pero tengo que continuar porque mis hijos todavía son jóvenes y, además, también tengo a mis nietos en casa», narra.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios