Croquetas ilegales #Croquetasilegales, la campaña de una madre que hace comida con sobras de alimentos para luchar contra el despilfarro

La iniciativa, impulsada desde Change.org y que ya reune 224.000 firmas, pretende cambiar la Ley de Seguridad Alimentaria para aumentar el aprovechamiento de la comida en lugares como comedores escolares o sociales

Las «croquetas ilegales» han sido elaboradas a partir de restos de alimentos de un colegio
Las «croquetas ilegales» han sido elaboradas a partir de restos de alimentos de un colegio - ABC
EUROPA PRESS Madrid - Actualizado: Guardado en:

La impulsora de una iniciativa de change.org «contra el despilfarro de alimentos en los comedores escolares», Cristina Romero, va a entregar este miércoles 100 croquetas elaboradas con restos de comida de un colegio con el objetivo de fijar la atención sobre esta petición que ya ha reunido 224.000 firmas, a través de esta plataforma. Junto a Romero se encuentra el chef del restaurante Semproniana Ada Parellada y el experto en seguridad alimentaria juan Marcos de Miquel.

Así, según la plataforma de peticiones, a las 11:30 horas, los impulsores de la iniciativa llevarán «croquetas ilegales» elaboradas por Parallada. El objetivo de la petición iniciada por Romero es la modificación de la Ley de Seguridad Alimentaria para lograr aumentar la voluntad del aprovechamiento de la comida sobrante en lugares como comedores sociales, comedores escolares o empresas, de forma que sirvan para alimentar a más personas.

Límites al aprovechamiento

De Miquel ha explicado que hay ciertos alimentos que no se pueden aprovechar pero eliminarán aquellos que por su naturaleza los hacen peligrosos como los realizados a base de huevo, marisco, pastelería, y los que tras su congelación tienen un aspecto «feo», como podría ser la lechuga. Además, Romero, Parallada y De Miguel han realizado un vídeo donde han explicado por qué es necesario aprovechar más comida sobrante, y cómo se puede hacer, en este caso, con unas croquetas.

Con su iniciativa, Romero ha logrado que el colegio donde acude su hijo deje de tirar a la basura la cocina restante. Además, la plataforma señala que sucede lo mismo en un colegio de Lleida donde, junto con otros colegios de la ciudad, se consiguieron repartir más de 8.000 raciones de comida sobrante.

Otro de los objetivos de esta campaña es evitar que sean los supermercados los que tiran comida cercana a su fecha de caducidad. La plataforma ha explicado que es el caso de la petición lanzada en diferentes países de forma simultánea, e impulsada en España por Manuel Bruscas, para conseguir que los supermercados donen la comida que les sobra a las ONG y que ha conseguido el respaldo de más de 800.000 personas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios