El español fallecido en México, Jorge Gómez
El español fallecido en México, Jorge Gómez

Recuperan el cadáver del español Jorge Gómez Varo entre los escombros tras el terremoto de México

Según informa la Unidad Militar de Emergencias, el cuerpo de Gómez Varo se encontraba sepultado en la segunda planta del edificio derrumbado

Corresponsal en MéxicoActualizado:

Los equipos de rescate de México y de la Unidad Militar de Emergencia (UME) recuperaron hoy el cadáver del español Jorge Gómez Varo, quien quedó sepultado bajo los escombros del edificio donde trabajaba en la Ciudad de México tras el terremoto que sacudió la capital el pasado martes 19 de septiembre. Han sido en total nueve angustiosos días los que pasó el cuerpo del malagueño atrapado en la segunda planta de Álvaro Obregón 286 -el edificio derrumbado- hasta que finalmente fue encontrado el día de hoy, un periodo de tiempo en el que las esperanzas de encontrarlo con vida fueron disminuyendo según pasaban las horas.

«La esperanza es lo último que se pierde, pero es muy difícil», avisaba a ABC el jueves Juan Carlos Peñas, el capitán de los cerca de 50 efectivos que ha desplazado la UME a la capital mexicana para ayudar en las tareas de rescate. De acuerdo con la UME, el cuerpo se hallaba en una zona de muy difícil acceso, por lo que se han tenido que retirar varias planchas de hormigón de gran tonelaje gracias al apoyo de maquinaria pesada cedida por compañías españolas que tienen presencia en México. Todavía no ha trascendido a los medios cuál fue la causa de la muerte, es decir, si murió minutos después del temblor debido al impacto de los escombros tras el derrumbe o si llegó a aguantar varios días con vida como se ha especulado.

Había dos factores que generaban esperanza entre los familiares de Jorge. Primero, supuestamente hubo una llamada telefónica a emergencias después del terremoto realizada por Lizeth Cruz, una compañera del malagueño quien aseguró estar atrapada con Jorge bajo las ruinas de Álvaro Obregón 286. Segundo, los familiares habían asegurado a Efe que Jorge podría haber sido localizado por cámaras térmicas en la zona donde supuestamente quedó sepultado, una información que se dio a conocer tres días después de la catástrofe. Desde entonces, no se había ninguna novedad sobre si estaba aún con vida o no, lo que hacía prever un triste desenlace para el español. En el supuesto caso de que estuviera vivo, eran ya nueve días sin agua, comida, apenas oxígeno y probablemente herido por el colapso del edificio.

La última persona rescatada con vida de Álvaro Obregón 286, una construcción que la prensa mexicana reporta que podría presentar irregularidades en los protocolos antisísmicos, fue unas 36 horas tras el terremoto de magnitud de 7,1 que derruyó alrededor de 40 edificios en toda la capital. En total son 27 cadáveres los que han sido recuperados hasta ahora de este bloque de oficinas, donde podría haber todavía otras 20 víctimas atrapadas. Y, afortunadamente, aproximadamente unas 15 personas fueron rescatadas vivas de este edificio durante las primeras horas.

Jorge Gómez Varo llevaba dos años viviendo en México y trabajaba para la consultora Valora. En las labores de rescate por salvarle, han participado un equipo conformado por algunos de los mayores especialistas del mundo en este tipo de operaciones. Además de los efectivos de la UME, que llegaron el jueves 21 de septiembre, hasta Álvaro Obregón 286 se han desplazado equipos de profesionales enviados por Japón, Israel, Estados Unidos, Panamá, Ecuador y Colombia. También ha contado con la participación del Ejército mexicano y del grupo especializado de Topos Tlatelolco, unos profesionales en el rescate personas sepultadas en estructuras derruidos.

Con la muerte del malagueño, son dos los españoles fallecidos en el seísmo del pasado día 19 de septiembre, durante el que falleció también el médico madrileño Leopoldo Nieto Cisneros. Por el momento, el seísmo ha dejado un saldo de más de 330 víctimas mortales y cientos de personas damnificadas que han quedado heridas o perdido sus viviendas. El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha estimado que la reconstrucción tendrá un costo cercano a los 1.700 millones de euros.