Detenido en Mallorca un hombre por colarse en un establo para mantener relaciones sexuales con dos yeguas

El Seprona imputa al sospechoso un presunto delito de maltrato animal, penado con hasta un año de cárcel

PalmaActualizado:

La Guardia Civil ha detenido en Mallorca a un hombre que, presuntamente, mantuvo sexo con dos yeguas en una finca ubicada en el municipio mallorquín de Alcudia. El sospechoso, de nacionalidad colombiana y 54 años de edad, fue arrestado el pasado viernes por efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. Según han confirmado este martes a ABC fuentes oficiales de la Benemérita, el hombre quedó en libertad con cargos después de haber sido interrogado por los agentes. El Seprona le imputa un presunto delito de maltrato animal. El caso será seguido a partir de ahora por el Juzgado de Instrucción número 2 de Inca.

Los hechos se remontan a hace aproximadamente un mes. En aquellas fechas, la propietaria de las citadas equinas presentó una denuncia ante la Guardia Civil, en la que detallaba que había descubierto que un hombre entraba por las noches en el establo de la mencionada finca de Alcudia y mantenía relaciones sexuales con dos animales suyos, una yegua y una potra de pocos años.

La mujer había empezado a sospechar tiempo atrás de posibles prácticas de ese tipo, después de que un veterinario hubiera detectado lesiones en las zonas genitales de ambas equinas, primero en la potra y posteriormente en la yegua. Por esa razón, fue instalada una cámara secreta en el establo de la finca, que logró grabar a un hombre manteniendo relaciones sexuales con las dos equinas. Sin embargo, las imágenes recogidas no permitían conocer la identidad de esa persona. A partir de la denuncia, el Seprona inició una exhaustiva investigación, que finalmente ha concluido con la identificación material del sospechoso y su posterior detención.

Cabe recordar que el maltrato animal está recogido como delito en el artículo 337 del Código Penal. En concreto, se considera autor de dicho delito a quien «por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual» a un animal doméstico o amansado. Las penas contempladas en casos así se sitúan entre los tres meses y un día de cárcel hasta un año de prisión.