ABC

Cómo cumplir los propósitos de Año Nuevo

La diferencia entre cumplirlo o no reside en la capacidad de proponerse retos a corto plazo y no objetivos con un margen de 12 meses

MadridActualizado:

Los buenos propósitos son inherentes al Año Nuevo. Pero el 92% de la población fracasa al llevarlos a cabo, de acuerdo con un estudio elaborado por la Universidad de Scranton. Los objetivos que más nos cuesta cumplir, según un estudio elaborado por la División de Hogar de Línea Directa Aseguradora, son empezar la dieta, comenzar a hacer ejercicio y ahorrar. IMF Business School ha querido ir más allá y ha analizado cuáles son los objetivos más comunes que nos proponemos los españoles con el inicio de un nuevo año:

-Cambiar de trabajo. Las predicciones son positivas para todos aquellos que lo hayan incluido en su lista de buenas intenciones. De hecho, según el ‘Indicador de la confianza del consumidor’ realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) las oportunidades laborales serán mayores en 2018 o, al menos, eso creen 4 de cada 10 españoles. La llegada del nuevo año anima a los españoles a buscar un nuevo trabajo y a duplicar los esfuerzos para encontrar el puesto de sus sueños.

-Formarse. Aunque septiembre se considera el mes por excelencia de las matriculaciones en cualquier modalidad, enero ha alcanzado el segundo puesto del ranking y es que la motivación por aprender un nuevo idioma o especializarse disparan la demanda este mes. La modalidad más atractiva para esta época del año es la online ya que se puede estudiar desde cualquier lugar y a cualquier hora sin tener un período de matriculación fijo.

-Ahorrar. De media las familias españolas gastan unos 633 euros en Navidad, según un estudio realizado por la consultora Deloitte. Estas cifras son la causa de que con enero llegue también el momento de volver a poner la hucha en un lugar destacado.

-Dejar de fumar. Todo es válido: parches, cigarrillos electrónicos, libros de autoayuda o, lo último, aplicaciones. El último informe Anual del Sistema Nacional de Salud muestra que el consumo de tabaco ha descendido un 9,6% en los últimos 5 años.

-Hacer running. Después de las comidas de Navidad, muchos se proponen hacer deporte para perder esos kilos de más o simplemente mantenerse en forma. Es indudable que el running se ha convertido en el deporte popular por excelencia. Y aunque sus beneficios para la salud son indiscutibles, su práctica se puede volver un problema para aquellas personas que la llevan al extremo.

Marcarse este tipo de retos con la vuelta a la rutina tras las fiestas no asegura que se cumplan, pero para Carlos Martínez, presidente de IMF Business School, «la diferencia entre cumplirlo o no reside en la capacidad de proponerse retos a corto plazo y no objetivos con un margen de 12 meses, ya que el tener tiempo es la excusa perfecta para procrastinar. Es hora de hacer las cosas de manera distinta, cambiar de estrategia para dejar de hacer propósitos de año nuevo y centrarnos en fijar objetivos que seamos capaces de cumplir».