Los acompañamientos de la pasta influyen en su valor calórico final
Los acompañamientos de la pasta influyen en su valor calórico final - ABC

Comer pasta no engorda, tampoco de noche

Considerada por algunos como el enemigo, desterrada en algunas dietas extremas para adelgazar, un nuevo estudio demuestra que, dentro de un patrón alimenticio equilibrado, no fomenta la ganancia de peso

MadridActualizado:

La pasta, en el contexto de una dieta saludable, no le hará ganar kilos de más. Los carbohidratos siempre han tenido mala prensa. Hay personas que los destierran de su dieta porque los consideran el origen de su sobrepeso, pero un nuevo estudio, del Hospital St. Michael, en Toronto (Canadá), publicado en la revista «BMJ Open», sugiere que la pasta, en concreto, no merece esta atención tan negativa.

«La investigación concluyó que no contribuye al aumento de peso o al incremento de la grasa corporal», asegura el autor principal, el doctor John Sievenpiper, científico clínico del Centro de Modificación de Riesgos y Nutrición Clínica del hospital.

De acuerdo con esta investigación, a diferencia de la mayoría de carbohidratos refinados, que son absorbidos rápidamente por el organismo, la pasta tiene un índice glucémico más bajo, lo que significa que causa menores incrementos de los niveles de azúcar en sangre que aquellos con un mayor índice como por ejemplo la patata, el arroz y el pan blanco.

«Al ponderar la evidencia, ahora podemos decir con cierta confianza que la pasta no tiene un efecto adverso sobre los resultados del peso corporal cuando se consume como parte de un patrón dietético saludable», afirma el doctor Sievenpiper.

La clásica creencia de que la pasta engorda tiene dos causas, de acuerdo con la opinión del doctor Juan José López, del área de Nutrición de la SEEN: la principal sería el modo de preparación «que habitualmente asocia la pasta con salsas ricas en calorías, dado que están basadas principalmente en grasas (aceite, mantequilla, nata, e incluso carnes grasas)» y otra es la propia composición del alimento, rico en hidratos de carbono.

No todos los hidratos son iguales

«El hecho de que en ocasiones se conozca a los carbohidratos como un enemigo se debe a que, si se prescinde de ellos durante un tiempo, se produce una rápida bajada de peso. Esto no significa que sea la mejor opción, de hecho puede tener unos efectos secundarios nocivos para la salud y provocar una posterior ganancia de peso al introducir de nuevo este tipo de alimentos en la dieta», explica la doctora Elena Sánchez Campayo, vicesecretaria del colegio Profesional de Dietistas Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (Codinma).

El doctor López advierte de que «la consideración de todos los hidratos de carbono como alimentos iguales en su composición puede inducirnos a error». También hay que tener en cuenta la cantidad y frecuencia con la que se consume la pasta, que es fuente de vitaminas, minerales y fibra. En una dieta equilibrada, sería suficiente con dos o tres raciones por semana, según el experto en nutrición. Además, «debería alternarse con otros alimentos como el arroz, la patata, el pan, los cereales... para que nuestra dieta sea más variada», apunta la doctora Sánchez Campayo.

Pasta para cenar

Ningún alimento engorda más porque se coma a una hora u otra del día y con la pasta sucede lo mismo. «No importa la hora a la que se consuma la pasta, lo que importa es la cantidad calórica neta consumida al día o a la semana en las distintas comidas y la actividad física realizada. Si ese balance favorece a la carga calórica se tiende a almacenar energía y a engordar», asegura el doctor López.