Varios trabajadores de la Cruz Roja de Kenia transportan provisiones para las víctimas de las inundaciones del río Tana, en Idsowe el pasado 3 de mayo
Varios trabajadores de la Cruz Roja de Kenia transportan provisiones para las víctimas de las inundaciones del río Tana, en Idsowe el pasado 3 de mayo - Efe

Al menos 41 muertos por la rotura de una presa en el sur de Kenia

Los diques habrían reventado tras varios días de intensas lluvias

Corresponsal en NairobiActualizado:

Al menos 41 personas han muerto en Kenia, después de que las fuertes lluvias provocasen el colapso de una presa, barriendo todas las casas y tierras de cultivo a su alrededor. El accidente ocurrió el miércoles por la noche, cerca de la ciudad de Solai, a 190 kilómetros al noroeste de la capital, Nairobi.

Se cree que la mayoría de las víctimas son niños y mujeres que se ahogaron atrapados en el barro. Por el momento, La Cruz Roja de Kenia dice que ha rescatado a unas 40 personas y que más de 2.000 otras se han quedado sin hogar. Los servicios de socorro temen que la cifra de muertos aumente a medida que avance la operación de búsqueda y rescate.

«El agua ha causado una destrucción enorme, tanto de vida como de propiedad. La magnitud del daño aún no se ha determinado», dijo Lee Kinyajui, gobernador del condado de Nakuru.

Los testigos dicen que escucharon un fuerte estallido antes de que olas de fango barrieran casi los 2 kilómetros de campo donde viven y trabajan docenas de familias. La mayoría se dedican a la agricultura y sobre todo al cultivo de flores para la exportación. Según la policía, muchos de los cuerpos fueron recuperados lejos de la presa. Se cree que estaban intentando huir pero no pudieron hacerlo a tiempo debido a la fuerza y la velocidad del agua.

Gran parte del área quedó completamente devastada incluyendo casas, líneas eléctricas y edificios públicos que se vieron abajo debido al torrente de agua. La escuela secundaria se inundó mientras que la escuela escuela primaria fue barrida riada abajo. Sus directores han dicho que no saben cuando van a poder volver a abrir las puertas.

La presa es propiedad de un empresario llamado Mansukul Patel, que la utilizaba para irrigar sus campos de flores y que por ahora está en paradero desconocido y no a comentado sobre lo ocurrido. Se cree que los muros de la presa se derrumbaron debido al alto volumen de agua debido a fuertes lluvias.

Ahora muchos temen que las otras presas en la zona puedan sufrir el mismo problema. La región de Nakuru está llena de este tipo de embalses de riego construidos en las últimas décadas para satisfacer la expansión del sector agrícola, la mayor fuente de divisas para Kenia.

Con este último accidente, se eleva a 162 el número de víctimas mortales a causa de las fuertes lluvias. Aún así, las temporada de lluvias, que empezó en marzo, también han aliviado la penúria de millones de personas en que necesitadavan ayuda alimentaria después de un año de sequía en Africa del Este.