Cinco soluciones para el cambio climático
Cinco soluciones para el cambio climático - ABC

Cinco soluciones para el cambio climático

La ONU presenta algunas ideas puestas en práctica en distintos lugares del mundo para hacer frente al calentamiento global

Actualizado:

Buscar soluciones al cambio climático que en unos casos permitan acelerar la transición hacia una economía baja en carbono y en otros nos ayuden a adaptarnos a los efectos de este fenómeno que desafortunadamente ya no estamos a tiempo de evitar.

La Cumbre del Clima de París en diciembre de 2015 decidió qué es lo que hay que hacer y el objetivo a lograr -esto es, que la temperatura del planeta no aumente más de 2ºC a final de siglo con respecto al nivel preindustrial y hacer todo lo posible para que no supere los 1,5ºC-. La cita climática de Bonn (Alemania), que se celebra hasta el próximo 17 de noviembre, tiene la tarea de fijar cómo hay que hacerlo. Ya hay ejemplos de ello por todo el mundo: proyectos innovadores, que son escalables y replicables en otros lugares, y que Naciones Unidas va a presentar durante esta cumbre como iniciativas que pueden servir de guía para la acción.

Les adelantamos cinco de ellos: una herramienta informática para una agricultura climáticamente inteligente que ya utilizan 300.000 agricultores en Colombia y Bolivia; una tarjeta de crédito verde que cuando los usuarios compran productos ecológicos, usan el transporte público, realizan transacciones sin papel y consumen menos electricidad, agua y gas, son premiados con puntos que pueden canjear por dinero o donar a fondos para el medio ambiente; un proyecto que demuestra que es posible hacer vinos con cero residuos y sin emitir emisiones de gases de efecto invernadero en California (Estados Unidos); una herramienta que ayuda a los inuit de Canadá a adaptarse a la capa cada vez más delgada de hielo marino, y les proporciona información útil para planificar rutas seguras por el hielo reduciendo así los riesgos durante los desplazamientos, y un programa de capitación en Belice mediante el cual se forma a mujeres en temas de turismo marino y ecología de las lagunas, con el fin de restaurar los hábitats de los arrecifes de coral.

Estos son algunos ejemplos innovadores, prácticos y exportables de lo que la gente está haciendo en todo el mundo para combatir el cambio climático, demostrando que cambiar el sistema es posible a todos los niveles, sólo hace falta voluntad y empezar cuanto antes mejor.

Belice: Más corales implica más peces

Lisa Carne es la fundadora y directora ejecutiva de Fragmentos de Esperanza, una organización comunitaria ubicada en la Península de Placencia, en Belice. Bajo su dirección, la organización restaura los arrecifes de coral y aboga por el manejo sostenible de estos hábitats. Ella fue la primera mujer instructora de buceo en el sur de Belice y ahora ofrece programas de capacitación, financiados con donaciones o subvenciones y normalmente dirigidos por buceadoras, donde se forma a mujeres en temas de turismo marino y ecología de las lagunas, con el fin de restaurar los hábitats de los arrecifes de coral. Hasta el momento, se han trasplantado 90.000 corales procedentes de viveros en tres parques nacionales y reservas marinas diferentes, lo que permite a las mujeres preservar este importante ecosistema marino, que atrae a muchos turistas cada año, al tiempo que ellas reciben un sueldo que es tres veces el salario mínimo en Belice. Los corales acropóridos del Caribe están catalogados como «en peligro crítico» en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

California (EE.UU): Vinos con cero residuos

Fetzer Vineyards ha liderado el sector vitivinícola en lo que se refiere a prácticas sostenibles durante décadas, convirtiéndose en la primera empresa vitivinícola del mundo que obtiene el certificado Zero Waste (Cero Residuos), y la primera bodega de California que funciona completamente con energía renovable.

Desde que empezara a informar de sus emisiones al Registro Climático en 2005, la compañía redujo muchosus emisiones a partir del uso de paneles solares para potenciar las operaciones de las bodegas con energía 100% renovable, e instalando un innovador sistema de tratamiento de aguas residuales que utiliza un 85% menos de energía. Las emisiones que son inevitables Fetzer las compensa con la compra de créditos de carbono verificados.

Canadá: Hielo seguro para los inuit

La Memorial University de Terranova ha creado una herramienta que está ayudando a los inuit a adaptarse a la cada vez más delgada capa de hielo marino, proporcionándoles información que les ayuda a planificar rutas seguras por el hielo, reduciendo así los riesgos durante los desplazamientos. Toda una red de sensores estacionarios y móviles que miden el espesor del hielo marino, junto con mapas de riesgo de hielo generados a partir de imágenes satelitales, permiten a los inuit tomar decisiones sobre sus desplazamientos por el hielo marino, proporcionándoles información que reduce los riesgos y permite la planificación de rutas seguras. A través de la innovación tecnológica, la herramienta SmartICE no pretende reemplazar el conocimiento de la población indígena, sino que pretende integrar y aumentar el conocimiento inuit sobre las condiciones y el rápido cambio del hielo marino.

Corea del Sur: Tarjeta de crédito verde

En Corea del Sur, como en muchos países acomodados, el estilo de vida consumista genera residuos y es una fuente de contaminación. Para alentar a comportamientos menos dañinos con el planeta a través de las decisiones de compra el Ministerio de Medio Ambiente de Corea del Sur puso en marcha en diciembre del año pasado una tarjeta de crédito verde. Cuando los usuarios de estas tarjetas (ya hay más de 15 millones en uso) compran productos ecológicos, usan el transporte público, realizan transacciones sin papel y consumen menos electricidad, agua y gas, son premiados con puntos que pueden canjear por dinero o donar a fondos para el medio ambiente. El sistema permite a los puntos de venta reconocer automáticamente los productos ecológicos a través del código de barras y proporcionar así los puntos de recompensa a los consumidores concienciados.

Colombia y Honduras: Agricultura climáticamente inteligente en América Latina

La agricultura es altamente dependiente del clima. Los cambios en la frecuencia y severidad de las sequías y las inundaciones plantean desafíos para los agricultores y amenazan la seguridad alimentaria. Una asociación entre el Centro Internacional de Agricultura Tropical y el CGIAR (un consorcio de centros de investigación para la seguridad alimentaria), junto a más de 10 socios.