Una joven «vapea» con su cigarrillo electrónico
Una joven «vapea» con su cigarrillo electrónico - EFE

El cigarrillo electrónico puede ser adictivo y el primer paso para que los jóvenes se enganchen al tabaco

El mayor informe realizado en Estados Unidos también concluye que es más seguro que el tabaco convencional pero piden más investigación

MADRIDActualizado:

Un panel de expertos en Salud pública de Estados Unidos han elaborado el mayor informe sobre el cigarrillo electrónico realizado hasta la fecha y deja una conclusión importante: la nicotina de los e-cigarrillos puede ser adictiva aunque sean menos dañinos que el tabaco. El dato importa porque a los expertos les preocupa que el cigarrillo electrónico se convierta en el primer paso para engancharse al tabaco tradicional y la industria lleva años negándolo.

El nuevo informe de la Academia de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos sí reconoce que estos dispositivos electrónicos son más seguros que el tabaco tradicional y que ayudan a los fumadores a abandonar su mal hábito. Pero todo esto no les convence a la hora de declarar al e-cigarrillo un producto seguro, advierten como se ha hecho en otros informes que aún no existen estudios científicos a largo plazo sobre su potencial efecto adictivo o sobre sus posibles efectos secundarios en el corazón, pulmones y capacidad reproductiva de los usuarios.

Este panel de expertos encontró «evidencia» entre los estudios revisados de que vapear puede propiciar cierta adicción y que los adolescentes o adultos jóvenes quieran probar productos de tabaco, aunque advierten de que la relación entre cigarrillo electrónico y consumo prolongado de tabaco aún no se ha establecido.

Ni beneficiosos, ni dañinos

Sobre el impacto en la salud, el informe no es muy contundente: «Los cigarrillos electrónicos no pueden categorizarse como beneficiosos o dañinos», dijo David Eaton al New York Times. Este experto de la Universidad de Washington es quien ha dirigido este informe.

Los expertos no hallaron evidencia de que este producto pueda ser cancerígeno, aunque el comité ha recomendado una investigación a largo plazo en este capítulo. Algunos e-cigarrillos contienen sustancias químicas y metales, cuyos efectos a largo plazo en la salud o en la gestación, también requiere investigación adicional, recomiendan.