Un hombre camina en dirección a Villarejo, anejo de la localidad abulense de San Juan del Molinillo, donde pudo contagiarse por la picadura de una garrapata el hombre de 62 años
Un hombre camina en dirección a Villarejo, anejo de la localidad abulense de San Juan del Molinillo, donde pudo contagiarse por la picadura de una garrapata el hombre de 62 años - EFE

El caso de fiebre hemorrágica de Ávila podría haberse dado en otras provincias con condiciones climáticas similares

El catedrático de Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid, José María Eiros, cree que por el calor inusual la garrapata que transmite la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo pudo haber cambiado sus hábitos, aunque los casos podrían haberse dado en cualquier otra parte del país

VALLADOLIDActualizado:

El catedrático de Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid, José María Eiros, no cree que en la provincia de Ávila (donde se produjo el primer caso) exista un brote de fiebre hemorrágica Crimea-Congo transmitida por la garrapata Hyalomma Marginatum sino que, al menos de momento, se debería hablar de casos aislados. Lo que sí se ha demostrado es que «estas garrapatas, que no suelen ser voraces y no atacan directamente al ser humano, probablemente por el calor inusual pueden haber cambiado sus hábitos».

Así, aparece en Ávila «por las propias condiciones climáticas, aunque lo mismo puede ocurrir en otras provincias españolas similares y eso es un reto para las autoridades españolas y para los investigadores y habrá que afrontarlo».

El hecho de que el virus circule por el Sur de Europa y por España, cuando era endémico en Los Balcanes, quiere decir, según Eiros, que puede haber vectores infectados a lo largo de toda Europa o vectores que aparecen en nuestro país en un contexto en el que otros reservóreos que los albergan, como las aves migratorias, pueden estar infectados.

Para el catedrático vallisoletano, «lo que ahora toca es atender las recomendaciones de la autoridad sanitaria, que los profesionales sanitarios del sistema sean de referencia para cualquier persona que haya estado en contacto con las garrapatas y que se sepa que el riesgo de infectarse por el virus de Crimea Congo es muy remoto. Es más, de manera ordinaria un paciente infectado por fiebre hemorrágica no tiene por qué desarrollar una enfermedad grave porque a diferencia del ébola, que tenía una letalidad muy potente, su letalidad no es tan elevada.

Hecho excepcional

La garrapata infectada (Hyalomma marginatum) es transmisora no solo del virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo sino también de otros agentes infecciosos, entre ellas diversas rickettsias. Las garrapatas, a su vez, se infectan a partir de otros reservóreos animales o de ecosistemas de mamíferos, fundamentalmente, que pueblan la provincia de Ávila como pueblan toda España. Las personas que entran en contacto con las garrapatas pueden estar expuestas a una picadura que hasta ahora era un hecho bastante excepcional con esta especie.